martes, 28 de febrero de 2012

Eje militarista desesperado ante impasse histórico en Oriente Medio

Artículo de nuestro estimado compañero Enrique Muñoz Gamarra, sociólogo, investigador y analista político peruano.

La historia sigue su curso, en este caso, registrando la caída de uno de los poderes más letales habidos en la historia humana, es decir, la caída del imperialismo estadounidense. Esto es vertiginoso y ahora está absolutamente fuera de control. Las leyes de la producción capitalista (monopolios y lugar histórico del imperialismo) son inmisericordes con las decadentes burguesías financieras. No son nada sus sabelotodos. De hecho la coyuntura es especial e histórica. Escribo estas notas a mes y medio después de la última: “Descalabro estratégico del eje militarista”, cuya versión corregida y mejorada está en mi Página. En concreto creo estar muy seguro en afirmar que mis notas anteriores están plenamente vigentes (reacción de Rusia y China e incapacidad de Estados Unidos por ocupar Irán y Siria, si no es con armamento nuclear, el resto es guerra psicológica al estilo de Goebbels).


En efecto, después de la reacción de Rusia y China contra los riesgos de ocupación de Siria e Irán, lo que quedaba al eje militarista eran sólo sus provocaciones desde sus bandas paramilitares fascistas establecidas en esta región (Al Qaeda y Hermandad Musulmana). Esto es sin olvidar, por supuesto, el bloqueo naval resaltado en las actuales circunstancias por la presencia de dos o tres portaaviones más que se sumaron en la gran red de bases militares que rodean a Oriente Próximo desde mucho antes del inicio de este conflicto, justamente, por el asunto del petróleo. No olvidemos que la V flota está estacionada en Bahrein. Estamos hablando, nada más y nada menos, de la flota insignia de Estados Unidos.

Una gran mayoría de pueblos del mundo han sentido en carne propia la crueldad y ferocidad del ejército estadounidense. En la Segunda Guerra Mundial este ejército fue el menos golpeado, Estados Unidos no sufrió devastación alguna como si lo sintieron y en grandes dimensiones la URSS y el conjunto de los países europeos. Pero es el único país del mundo que utilizó armamento nuclear para hacer sentir su poderío (Hiroshima y Nagasaki). Incluso ahora hay algunas prensas internacionales que sostienen que habría utilizado ese armamento (versión bomba revientabunker, se dice, con una capacidad destructiva casi de seis u ocho veces mayor del explosivo nuclear utilizado en Hiroshima) en Afganistán en Tora Bora haciéndola pasar como armamento convencional. Lo que demuestra, una vez más, su falta de escrúpulos a la hora de actuar contra los países débiles, ahora, para demostrar una superioridad que ya no la tiene.

Sin embargo ahora cuando las condiciones internacionales ya no son las mismas de antes, cuando incluso hasta la RPDC es potencia nuclear, lo menos que podía desear Estados Unidos es un enfrentamiento con armamento estratégico, porque, de producirse, su propio territorio se habría convertido en blanco preferido de sus enemigos, por lo menos, así lo dio a entender Irán cuando dijo que se reservaba el derecho a escoger los puntos de ataque e incluso advirtió de un ataque preventivo, que tambien está dirigida a los países que ayuden a su enemigo en cualquier aventura contra su territorio.

Entonces, ¿Qué hace Estados Unidos ante semejante situación? En primer lugar, aplica la política del avestruz, es decir, aquello de esconder la cabeza sin esconder nada, pues, es vox populi, que, el que está desesperado en bombardear con armamento nuclear a Irán es Estados Unidos, no otro país, sino, ¿A quien pertenecen los portaaviones (dos o tres) que están desplegados en el Golfo Pérsico cuya artillería pesada está dirigida a Irán y Siria? ¿Quién ha manipulado la resolución contra Siria en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas felizmente vetada por Rusia y China? ¿Israel o Estados Unidos? Sin embargo, Estados Unidos cobardemente señala a través de sus medios de intoxicación que Israel está en ese afán, incluso, a esto se presta, Noam Chomsky, que dice en su ultimo “aporte” reciencito llegado a las redacciones de las prensas alternativas, justamente a mi me ha llegado, hoy día jueves 23 de febrero de 2012: “Israel es la amenaza más importante para la seguridad mundial” (1). En el fondo ¿A dónde apunta todo esto? A culpar de sus fechorías a Israel, y, esto, no es una defensa, ni más ni menos, a este país sionista, que es la mayor base militar, no neocolonia, sino, COLONIA, de Estados Unidos, especializada, justamente, en almacenamiento de armamento nuclear para imponer su supremacía militar en la mayor región energética del mundo (Oriente Próximo). Y, Estados Unidos actúa así porque, su aviación, sus fuerzas navales, sus fuerzas terrestres y sus mercenarios (Al Qaeda y la Hermandad Musulmana) son sencillamente incapaces de cumplir sus directivas contra Irán y Siria, y, esto es así, por el apoyo de Rusia y China y por lo avanzado de los sistemas de defensa de estos países, por lo menos esto es bastante claro en lo que refiere a Siria que tiene en su poder los sistemas S-300, también los misiles balísticos Yakhont y en general decenas de miles de sistemas de defensa antiaéreo portátiles, cuya localización es desconocida, según el mismo Secretario de Estado Adjunto para Seguridad Internacional y la no Proliferación de Estados Unidos, Thomas Countryman (2). Entonces la desesperación del militarismo estadounidense es tremenda.

A esto debemos agregar una demoledora estrategia de confusión y caos informativa en las prensas occidentales. Realmente una furibunda guerra psicológica. CNN, Al Jazeera y las prensas estadounidenses (The wall street, The Washington Post, etc.) se baten como verdaderos hijos predilectos de Joseph Goebbels. Lo que quiere decir que los apologistas del sistema han estado muy ocupados en esta situación. Por ejemplo, en el asunto del armamento para las bandas fascistas, estos han insistido, que son procedentes de Libia, cuando en los hechos hay un escandaloso suministro de los mismos desde Estados Unidos, Francia, Inglaterra y los países fascistas del Golfo Pérsico. Han hablado de supuestas deserciones de efectivos militares del ejército sirio para ocultar la acción criminal del Pentágono que viene utilizando a sus bandas paramilitares fascistas como Al Qaeda y la Hermandad Musulmana para subvertir la sociedad Siria. Repiten mil veces que la llamada “Primavera Árabe” fue una rebelión popular cuando en esencia fue una tempestad fascista fabricada por el Pentágono para ocupar Libia, Siria e Irán y con ello consolidar su poder en la mayor región energética del mundo en vista de la Gran Depresión Económica que lo azota fuertemente y controlar en su totalidad el Mar Mediterráneo en la posibilidad de un mayor movimiento estratégico de sus tropas frente a Rusia y China.

Pero veamos el fondo de esta situación:


ANTE TODO RASTREANDO SIEMPRE LA ECONOMÍA.


Aquí hay dos hechos importantes:

Primero, la bancarrota económica, estadounidense y europea y, la ascensión de las economías emergentes, particularmente, de China. En general el sistema imperialista mundial está en un periodo de transición hacia una nueva moneda de reserva internacional. Aquí sobresale el estancamiento económico de las economías imperialistas occidentales. Los datos recientes sobre esto son los siguientes: en el último trimestre de 2011, Estados Unidos creció 0.7 % de su PBI, Reino Unido decreció -0.2 %, Japón creció 0.6 %, Alemania creció 0.2 % y Francia creció 0.2 %. (3). Agreguemos a esto las entradas a recesión, así técnicamente hablando (dos trimestres sucesivos de descenso del PBI) y de acuerdo a las estadísticas oficiales, de Italia y Bélgica.

Para seguir leyendo el artículo, haz clic AQUÍ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada