sábado, 17 de marzo de 2012

Paramilitarismo fascista en Oriente Medio y Asia Central

Artículo de nuestro estimado colaborador Enrique Muñoz Gamarra, sociólogo, investigador y analista político peruano

Es muy importante para mi iniciar este análisis transcribiendo estas frases de las heroicas mujeres revolucionarias de Afganistán (RAWA): “La verdadera naturaleza del drama de la llamada ‘guerra contra el terrorismo’ esta hoy ilustrada por miles de afganos y afganas inocentes asesinados por las tropas extranjeras, mientras por otro lado negocian con esos bárbaros fascistas llamados Taliban…”. “Ahora mismo nuestro pueblo esta en medio del fuego de tres enemigos. Por un lado los Talibanes, por otro lado los ataques estadounidenses y en tercer lugar los caudillos de la “alianza del norte” en diferentes provincias.” (1)¿Con esto alguien aún puede dudar de las luchas revolucionarias de los pueblos en el mundo?

Cierto, Afganistán es un polvorín desde hace una década (2001-2012). Allí se desarrolla la guerra más larga de estos últimos tiempos. Algunos dicen que es el nuevo Vietnam de Estados Unidos. Pero lo cierto es que con esta guerra (07 de octubre de 2001), Estados Unidos inicia una gran ofensiva militarista tendiente a conservar sus dominios, ahora duramente afectados por la bancarrota de su economía y la estructuración del sistema multipolar en el mundo. El asunto fue contener la expansión china sobre esta región y de paso seguir ahogando los intentos de reavivamiento de Rusia puesta bajo nocaut en 1991-92. No olvidemos que la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) emerge en 2001. Pero, en esta estrategia, de control de Oriente Medio, después de la acción de sus fuerzas armadas (ocupación de Afganistán e Irak), lo ideológico (reacción religiosa) y las guerras de baja intensidad fueron muy importantes. De ahí, el enfoque de este asunto por parte de las prensas occidentales, haya girado en torno a la exacerbación de los Muyahidines, Talibanes, Al Qaeda, Haqqanis y la Hermandad Musulmana (este último en Siria) para suplantar a las verdaderas resistencias de está región. Fue la base de las montañas de intoxicación informativa que desde los años noventa del siglo pasado se han desarrollado desde estos medios contra la humanidad. Sus abastecedores han sido los escuadrones anti-subversivos especializados en contra-información del ejército estadounidense. Y, esto es lo que hay que desmontar para tener una mejor visión de lo que allí ocurre (Oriente Medio).

Veamos esto con algo más de detenimiento:



I.- IMPORTANCIA GEOESTRATEGICA DE ORIENTE MEDIO Y ASIA CENTRAL POR EL CONTROL DEL MUNDO.


En principio es bueno puntualizar la trascendencia histórica de las décadas de los setenta y ochenta del siglo pasado. No olvidemos que en la década de los setenta (1973) se produce el inicio de un nuevo ciclo económico largo de contracción del sistema de producción capitalista del que hasta ahora no puede salir. Y, a partir de los ochenta se impulsan las llamadas políticas neoliberales y de “globalización” en el mundo. Con esto, las burguesías financieras occidentales encabezada por la burguesía financiera estadounidense, pretendíeron “reorientar” el curso de la historia de acuerdo a sus intereses. A estos propósitos sirvieron las tesis sostenidas, a nombre del Pentágono, por Francis Fukuyama en su libro “Fin de la Historia y el último hombre” y publicadas en 1992. Hoy, de hecho, esas tesis han quedado pulverizadas por los nuevos acontecimientos ocurridos en la palestra internacional, sobre todo, por la bancarrota económica estadounidense.

La lucha por el control del mundo (contradicciones interimperialistas) siempre ha estado activada. Por un lado el despliegue estadounidense (imperialismo occidental), que tras las sucesos de 1991 en la ex Unión Soviética, intensificó su hegemonía mundial inaugurando un breve periodo unipolar que duró de 1991 hasta 2011. Por otra, las fuerzas emergentes (imperialismo oriental), que tras un proceso de desarrollo económico muy importante, empujaron a un periodo multipolar en la que hoy, prácticamente, nos encontramos. La Republica Popular de China e India lideran a estas fuerzas emergentes de imperialismo junto a Rusia (utilizo aquí los conceptos de unipolar y multipolar únicamente por una cuestión académica, sobre todo, en la posibilidad de una mejor explicación de la situación internacional). 

Y, para un mayor entendimiento de este tema planteo dos cuestiones principales:

Primero, importancia geoestratégica de Oriente Medio. Indudablemente el asunto aquí es el petróleo. No olvidemos que hasta aquí llegan, en conjunto, todas las potencias imperialistas para abastecerse de energía y hacer funcionar sus industrias. Entonces Oriente Medio no es cualquier región. Es la mayor región energética del mundo (petróleo y gas). Una región absolutamente geoestratégica para cualquier bando de imperialistas. Esa es una de la razones por las cuales los estadounidense han fijado a Israel como su mayor base militar en armamento nuclear, justamente, para asegurar el control de esta región y hacerles recordar a los árabes que la venta del petróleo debe efectuarse siempre sobre la base del dólar americano. Esto explica la actual desesperación estadounidense, pues, es una cuestión pública que Irán empieza sus negocios del petróleo con monedas propias de sus compradores (rublos, yuanes, rupias, yenes, etc.). Sin olvidar, por supuesto, que en Bahrein está estacionada la mejor flota naval estadounidense: V flota.

Segundo, importancia geoestratégica de Asia Central. Es preciso señalar que Asia Central (Tayikistán, Kirguizistán, Kazajstán, Turkmenistán y Uzbekistán) antes de la desintegración de la ex Unión Soviética fue una región prácticamente parte de este país (ex Unión Soviética), es decir, su zona de influencia o su patio trasero. Después de su desintegración (1991), tras el cual se independizan estos países, se convierte en una región muy importante, en el caso estadounidense, para desestabilizar a Rusia y, en el caso ruso, para asegurar su dominio sobre esta región. Entonces su ubicación geográfica, en el centro mismo de las potencias que pugnan por el control del mundo (China, india y Rusia) junto a los invalorables recursos energéticos (petróleo y gas natural) que hay en Oriente Medio, la convierte en una región demasiado importante para los países imperialistas de occidente. Tal vez por eso Zbigniew Brzezinski haya dicho: “Quien controla Asia Central incluyendo Afganistán controla Eurasia y por consiguiente el mundo”. 

Pero, en concreto, para los militaristas estadounidenses la ocupación de Afganistán es un punto clave para el dominio de Asia Central. Es un país geoestratégico de primer nivel. Fue así, primero, durante la “guerra fría”, como una avanzada contra la ex Unión Soviética. Entonces Afganistán fue un país tapón que separaba el mundo occidental de la “cortina de hierro”, tal como lo llamaban entonces los Nazis y luego el Pentágono a la URSS. Un recorderis muy elemental de este periodo nos llevará a observar que en efecto desde 1933 y hasta el 17 de julio de 1973 este país fue gobernado por el monarca Mohamed Zahir Shah con simpatía occidental. Y, luego, a partir de los años 2001, después del auto-atentado a las “Torres Gemelas”, se le observa como un muro de contención a la expansión china. Es decir, la ocupación de Afganistán permitió al Pentágono lograr tres objetivos: primero, estar muy cerca de las fronteras de Rusia y China. Segundo, inmiscuirse en los asuntos internos de India, Pakistán e Irán. Y, tercero, establecer las redes de tuberías que podrían permitirle extraer petróleo de esta región (Asia Central), sobre todo, de la Cuenca del Caspio hasta el Mar Arábigo, el Océano Indico y de allí hasta territorio estadounidense (2). Este proyecto, dicho sea de paso, hasta ahora no se concreta debido a la fuerte resistencia del pueblo afgano contra la ocupación extranjera.

Esto demuestra que hay una fuerte pugna por el control de Oriente Medio y Asia Central. Después de 2001, en que se reconfiguran los poderes mundiales de estos últimos tiempos con el establecimiento de la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) y el fortalecimiento de la OTAN tras las obligadas adhesiones de los países de Europa del Este, la pugna por el control de Oriente Medio y Asia Central fue acentuada. Irán, Siria, Líbano y las regiones palestinas (Franja de Gaza y Cisjordania) han estado y están en la mira de Estados Unidos.

Y, sobre esta base el Pentágono impulsa con inmensa fuerza la gran reacción religiosa anti-Islam con el objeto de reforzar sus planes de control sobre esta región. Por supuesto, esto es parte de un plan más amplio que el Pentágono tiene en su poder para el control del mundo. Veamos esto a partir del siguiente sub-capitulo.


II.- GRAN REACCIÓN RELIGIOSA ANTI-ISLAM Y SU ESENCIA ANTICOMUNISTA.


Cuando uno tiene un concepto más o menos acertado de lo que es lo blanco y lo negro, es decir, lo que es la derecha y la izquierda, la revolución y la contrarrevolución, uno no puede pasar por desapercibida esa extraña concepción ideológica que envuelve a organizaciones como Al Qaeda y los Talibanes. Al menos leí algo sobre esto.

Y, para continuar con éste análisis es bueno tener un concepto más o menos acertado de lo que son las religiones.

De hecho, es una cuestión de principio, en la que no hay concesión alguna, el aceptar que las religiones son instrumentos de opresión de clase. Históricamente han sido esenciales, esto es en las sociedades clasistas, en el control del mundo. Sobre esa base es posible especular de una forma tal vez arbitraria que América del Sur, en lo esencial, es una región del catolicismo. Norteamérica del protestantismo y una variedad de religiones o sectas religiosas (testigos de Jehová, mormones, etc.). Europa región del catolicismo y otras más. África, una variedad de religiones, incluso, animistas. Asia, allí hay religiones como el budismo en India, también en Rusia y China, una serie de sectas religiosas, sobre todo, después de las restauraciones capitalistas ocurridos en estos países. Y, Oriente Medio es una región, esencialmente, del Islam.

Y, sobre esta base el Pentágono trabajó las reacciones religiosas. 

Las raíces de las reacciones religiosas se extienden hasta 1950 en que Estados Unidos tiene una imperiosa necesidad por contraponerse al avance exitoso de la URSS. En realidad fue una continuación de las políticas fascistas llevadas adelante por Hitler en la Segunda Guerra Mundial por arrasar a la URSS. En la actualidad las reacciones religiosas giran fundamentalmente en torno a dos religiones: Islam y católica.

En concreto la reacción religiosa anti.Islam.

En efecto la reacción religiosa anti-Islam emerge de la religión Islámica, ni más ni menos, de su deformación y manipulación. Su radio de acción esta centrada en Oriente Medio y Asia Central. Pero, antes, para avanzar con este análisis, es bueno advertir, que la religión islámica y la reacción religiosa anti-Islam no son una y misma cosa. Ojo, con ello. Por el momento los pueblos musulmanes siguen viviendo con su religión islámica. Eso es algo incuestionable. Por supuesto. Además, es de advertir que los pueblos musulmanes y árabes son como los latinoamericanos, fervientemente pacíficos. Son pueblos que a lo largo de la historia han luchado contra la opresión imperialista. Tienen una larga data de luchas y sacrificios. Con la excepción que en esta región está localizada la mayor reserva petrolera del planeta.

El Pentágono exacerba algunos dogmas de la religión islámica justamente para dar sustento ideológico a sus movimientos paramilitares fascistas desplegados en esta región. Sin este basamento ideológico sencillamente los movimientos paramilitares fascistas no tienen sentido.

Y, en esto, la “Hermandad Musulmana” es fundamental. Veamos: La “Hermanad Musulmana” apareció en Egipto en 1928 fundado por Hassan al-Banna (padre de Said Ramadan) después del colapso del imperio otomano, esto es, tras la ocupación británica. Estos (los británicos) lo usaron para reforzar sus dominios en ese país (Egipto). Said Ramadan, uno de los fundadores de Liga Islámica Mundial, ha sido considerado por los servicios secretos suizos en un documento del 05 de julio de 1967 como “agente de información de los ingleses y estadounidenses” (3). Se dice que este movimiento estuvo involucrado en el asesinato de Anwar el-Sadat en 1981. Y, el islamismo tergiversado, con la Sharia y la Yihad absolutamente politizadas, surgió cuando Estados Unidos se interpuso a la invasión de Afganistán por la ex Unión Soviética, en ese momento, para conservar sus posiciones en toda esa región que llamamos Oriente Medio.

La manipulación de la religión Islámica desde el Pentágono. Las actuales manipulaciones del islamismo tienden a equiparar la Yihad con “la guerra santa” de los católicos. Se dice que en el Coran no hay ni una sola aleya que hable del Yihad como “guerra santa para combatir a los infieles”. La Yihad literalmente significa “esfuerzo”. Las notas dicen: “El término infieles es una traducción incorrecta del árabe Kufar que significa ‘el que cubre o niega (el bien y la verdad)’. En Qur’an aparece como antónimo de shukr (gratitud) (31:12)…Por el contrario, el Qur’an presenta la diversidad de los pueblos, religiones y comunidades, como algo querido por al-lah y conmina a los miembros de las diversas comunidades a conocerse mutuamente” (4). En consecuencia Yihad, fue en esencia, un concepto coránico únicamente defensivo. “Esa ambigua expresión islámica (del Yihad) que se relaciona inmediatamente en occidente con el terrorismo internacional fue, sin embargo, durante 12 siglos un concepto prácticamente IGNORADO por los musulmanes. Hasta que la Unión Soviética invadió Afganistán en 1979, y Znigniew Brzezinski, consejero de Seguridad Nacional del presidente Jimmy Carter, lanzó una inusual declaración: ‘Vamos a sembrarles de mierda a los soviéticos su patio trasero’” (5). Y, no es casual, entonces, que desde ese momento el Islam se haya exacerbado. 

En esto, de la Yihad y la Sharia, aunque tienen un origen coránico vinculado a las cuatro escuelas del pensamiento jurídico o fiqh. (Hanafi, maliki, shafii y hanbali), enardecida luego por el Pentágono, no es posible obviar el impulso que recibieron, en un primer momento, de la “Hermandad Musulmana” asentada en Egipto y promovida por los servicios secretos ingleses y estadounidenses. He ahí la importancia de esta corriente.

Inversiones estadounidenses para concretar la reacción religiosa anti-Islam como movimientos paramilitares fascistas. Desde los años 80 del siglo pasado se hizo real la reacción religiosa anti-Islam. Estados Unidos invirtió miles de millones de dólares en hacer realidad esta reacción religiosa. Fue tan ambicioso el plan que por medio de la CIA se involucró en actividades criminales y estuvo directamente implicado en atentados que luego se atribuían a los musulmanes vía los Muyahidines o Talibanes, sobre todo, Al Qaeda a partir de 1989. Al Zawahiri era el brazo derecho de Osama Bin Laden que era el jefe de operaciones de los grupos paramilitares que el Pentágono ya impulsaba en los Balcanes. Se sabe que este personaje a principios de los años 90 del siglo pasado viajó a Estados Unidos a recoger dinero, se dice, para la Yihad. Lo que viene después, a partir de 1996, entre otros, atentado al metro de Paris, Nueva York, Madrid y Londres, fue ejecutado por estas organizaciones con dineros que financiaba el Pentágono. Al final de la guerra cuando los Talibanes controlaron el Estado de Afganistán Osama Bin Laden reclutó a esos militantes islámicos fascistas (llamados también yihadistas) para enviarlos a Bosnia. Sin olvidar que fue él, el que los entrenó con apoyo de la CIA. (6).

Algo más sobre estas inversiones estadounidenses en la formación de esta reacción religiosa anti-Islam. Siempre de acuerdo a Michel Chossudovky que en su trabajo: “Análisis del 11 de septiembre: La guerra afgano-soviética desde Ronald Reagan hasta George W. Bush, 11 de septiembre de 2001”. (En ingles), publicado el 09 de septiembre de 2010, en: Global Research, afirma lo siguiente: primero toma unas notas de “Washington Post” del 23 de marzo de 2002, donde se dice: “Estados Unidos gastó millones de dólares para suministrar a los escolares afganos con libros de texto lleno de imágenes violentas y enseñanzas islámicas militantes… las cartillas que estaban llenos de hablar y con dibujos de la Yihad, armas de fuego, balas, soldados y minas, han servido desde entonces como la escuela preparatoria del sistema curricular afgano. Incluso los Talibanes utilizaron estos libros estadounidense…”. Ahmed Rashid, se dice, el mejor conocedor de este tema, pero que ahora trabaja para el entorno de Hamid Karzai, él afirma lo siguiente: “En el periodo de diez años desde 1982 hasta 1992, unos 35,000 musulmanes de 43 países islámicos fueron reclutados para combatir en la Yihad afgana. Las madrazas de Pakistán, financiados por organizaciones de caridad saudi, también se instalaron con el apoyo de EEUU con el fin de ‘inculcar valores islámicos…Los campamentos se convirtieron en universidades virtuales para el radicalismo islámico” (7).

Más sobre estas inversiones. EEUU ha tenido y tiene un plan bien establecido para el control de la mayor zona del petróleo. En ella el control de Arabia Saudita fue lo más importante. Cuando a finales de los años setenta refuerza esta situación entonces toman importancia sus aparatos ilegales. EEUU está en una ardua guerra contra la ex URSS. Que en esos años también empieza a derrumbarse enfangado en esta misma intervención. Pakistán juega un papel muy importante desde sus servicios de inteligencia (ISI) hasta donde Estados Unidos ha podido arrastrase. En diciembre de 1984 se establece aquí la Ley Sharia (jurisprudencia islámica) en un referéndum fraudulento cuando estaba gobernando el general Muhammad Zia Ul-Haq (hace poco este general murió dice en un accidente de aviación, junto a varios altos mandos del ejercito pakistaní, justamente cuando EEUU estaba ingresando a un periodo de diferencias con este país). Michel Chossudovsky sostiene en el mismo artículo antes mencionado lo siguiente: “La imposición de la ley Sharia y la promoción del Islam radical fue una política deliberada de EEUU que sirve los intereses geopolíticos estadounidense en el Sur de Asia, Asia Central y Oriente Medio, que fueron producto del apoyo de los EEUU y la financiación encubierta a menudo a través de fundaciones de Arabia Saudita y los estados del golfo. Las misiones de la secta Wahabi del Islam conservador en Arabia Saudita fueron encargados de dirigir las madrazas patrocinadas por la CIA en el norte de Pakistán”. Entonces, de acuerdo a lo anterior, Arabia Saudita y Pakistán tuvieron y tienen un rol muy importante en todo esto.

Recuérdese también que desde 1985 para adelante (ofensiva paramilitar contra el ejercito soviético hasta su salida en 1989) hay una fuerte actividad de transporte de camiones que llevan armas desde Karachi Pakistán para los Muyahidines después Talibanes y que, luego, de retorno, eran utilizados como medios de evacuación de fabulosas cantidades de cargamentos de droga. La droga y el paramilitarismo fascista impulsado por el Pentágono en Afganistán han tenido un mismo cordón umbilical. Son aquellos periodos en que eran normales los avisos en los periódicos pagados por la CIA ofreciendo incentivos y motivaciones para enrolarse en la Yihad. También, algunas notas indican, que el pentágono habría gastado entre 1984 y 1994 solo en programas de educación en las universidades afganas la suma de 51 millones de dólares, así lo indico el Washington Post en su edición del 23 de marzo de 2002.

Se dice, que en esta época, el 90% de heroína vendida en el mundo tenían procedencia afgana. Entonces los Talibanes tuvieron sus presupuestos asegurados con los ingresos que obtenían de la comercialización de la droga. Tambien indican las notas que la inteligencia pakistaní estaba en contra de que esta negra empresa de drogas fuera desactivada e incluso amenazaron al presidente Pervez Musharraf con derrocarlo. Sin olvidar, por supuesto, que en este negocio tuvo un papel destacadísimo el banco BCCI. 

Entonces esta muy claro lo de las inversiones estadounidenses de millones de dólares en el funcionamiento de centros de adoctrinamiento y politización del Islam, denominados como escuelas y madrazas (emisión de libros y material propagandístico, becas de estudios, etc.), sobre todo, las inversiones extraordinariamente fabulosas en la estructuración de las fuerzas paramilitares fascistas, primero, Muyahidines, Al Qaeda y Talibanes, promovidas desde Washington bajo el manto de su política antiterrorista.

Las incongruencias de algunas organizaciones de la resistencia que tienen origen y basamento islámico. Una de ellas es Hamas que controla la Franja de Gaza (ahora apoya a los movimientos paramilitares fascistas que promueve el Pentágono para ocupar Siria). El otro es Hezbollah que resiste en Líbano (estuvo a favor de los movimientos paramilitares fascistas en Libia). También fue lamentable la posición de Irán en el caso de la ocupación de Libia. El ministro de relaciones exteriores de Irán, Ali Larijani, envió felicitaciones el martes 23 de agosto de 2011 a Benghazi “por su triunfo en el derrocamiento del dictador del país” (8).

Con el respeto que se merecen estas resistencias, es necesario hacer algunas aclaraciones. En primer lugar es bueno leer lo siguiente: “Ocurre que ese movimiento terrorista (Hamas) es prácticamente hijo de Israel, que lo alentó y lo financió directa o indirectamente durante años. ‘Los israelíes querían usar a Hamas como contrapeso de la Organización de Liberación de Palestina (OLP)’, declaró Tony Cordesman, especialista en Medio Oriente del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, al periodista Richard Sale (UPI, 18-6-02). Juan Gelman, respetadísimo analista internacional, por su parte, en su articulo “¿Hamas? Jamás”. Publicado el 02-02-2006 enwww.pagina12.com.ar escribió lo siguiente: ‘La asistencia de Israel a Hamas era un intento directo de dividir y diluir el apoyo a una OLP fuerte y laica oponiéndole una alternativa religiosa”. Sobre esto también tenemos el aporte de Jurgen Elsasser que en una entrevista con Silvia Cattori afirma lo siguiente “Mire el ejemplo de Hamas. A principios de los años 90 fue fomentado por el MOSSAD para contrarrestar la influencia de la OLP.Pero después, Hamas desarrolló su propia base popular y ahora forma parte de la resistencia, aunque yo apuesto que todavía hay agentes extranjeros dentro de Hamas” (9).

Sobre Hezbollah, en un artículo anterior (10), dije: “Los vaivenes del Hezbollah. Seyyed Nassarallah, líder supremo del Hezbollah, dijo refiriéndose a los sucesos de Libia lo siguiente: “Un grupo de hombres y mujeres se levantaron y se les hizo frente con balas; le fue impuesta una guerra a la revolución popular. Lo que está teniendo lugar en Libia es una guerra impuesta por el régimen libio contra un pueblo que estaba pidiendo pacíficamente el cambio, este pueblo se vio obligado a defenderse y la guerra estalló en el este y el oeste, con aviones, lanzadores de cohetes y artillería…Estos graves crímenes deben ser condenados y el pueblo revolucionario de Libia debe ser ayudado para que triunfe en su lucha (11).

Y, lo más importante, la reacción religiosa anti-Islam también apunta contra Rusia y China. Se dice: “En 1994, época de los Muyahidines, 35,000 combatientes chechenos fueron entrenados en campamentos Amir Muawia en la provincia de Khost de Afganistán. Osama Bin Laden construyó el campamento de la CIA. El ya fallecido comandante paramilitar chechenio Shamil Basayev se graduó en estos campamentos (Amir Muawia) y luego fue enviado al campamento de la guerrilla paramilitar para recibir cursos avanzados en táctica militar en Markazi-Dawar de Pakistán” (12). En realidad con esto se estaba alimentando a los movimientos separatistas en Rusia, sobre todo, en Chechenia (Grozny) y Daguestan. En China también se dice que esta reacción religiosa tuvo alguna incidencia en regiones como Uigur (región Ningxia), la región autónoma de Xinjiang y el Tibet con Dalai Lama. Recientes noticias confirman aún más esta situación.


III.- AFGANISTÁN Y EL MITO TALIBAN.


1- Un breve repaso historiográfico de Afganistán.

El 17 de julio de 1973 el monarca Mohamed Zahir Shah que había reinado desde 1933 es derrocado por su primo y cuñado, Sardar Mohamed Daud. Este proclama la República. Pero el 27 de abril de 1978 hay golpe de estado por un grupo de oficiales del ejército afgano encabezados por Nur Mohamed Taraki con vínculos con la ex URSS. Este, a su vez, el 16 de septiembre de 1979, también fue depuesto y muerto en otro golpe de estado promovido por Hafuzula Amin a favor de occidente. Tras la cual se produce, el 27 de diciembre de ese mismo año (1979), la intervención armada de la ex URSS sobre este país que impone a Babrak Karmal en el poder. Y, el 04 de mayo de 1986 es reemplazado por Mohamed Najubula.

La reacción estadounidense no se dejó esperar: inició toda una ofensiva para ocupar Afganistán en confabulación con Pakistán y Arabia Saudita, en el que incluso, se dice, habría participado China que en esas circunstancias tenia profundas divergencias ideológicas en el plano internacional con la dirigencia de la ex URSS. La india no participaba en todo esto porque según, las fuentes estadounidenses, estos estaban fuertemente ligados a la ex URSS.

También recordemos, como hemos apuntado en notas anteriores, que antes de la retirada de los soviéticos (1989) ya había una intensa propaganda desde las prensas occidentales por Osama Bin Laden (un misterioso personaje ligado a la familia Bush por el asunto del petróleo), mostrándose al mundo entero como si fuera una especie de Robin Hood que estaría luchando contra los Estados Unidos. Y, desde entonces, corre toda esta ofensiva informativa imperialista que, en lo central, es para disfrazar a sus bandas paramilitares fascistas como fuerzas antiimperialistas. Todas las prensas occidentales lo observaron así. Ahora mismo esto es muy fuerte.

El armamento estadounidense fue efectivo para el desgaste y la salida de la ex URSS de Afganistán. El Pentágono suministro a los Muyahidines los misiles Stinger portátiles para combatir al ejército soviético. Este misil, efectivo en el derribo de helicópteros y aviones, fue mortífero para el ejército soviético.

Fue así como el Pentágono exacerbó las luchas contra la ocupación soviética. En 1989 se retiran estas fuerzas de Afganistán agobiados por múltiples problemas. De 1989 hasta 1992 hay resistencia de lo que quedaba del régimen pro-soviético (Najibula) contra la ofensiva norteamericana que a través de los Muyahidines actuaba.

De 1992 a 1996 hay una gran ofensiva reaccionaria contra el pueblo afgano. Los movimientos progresistas son arrasados sin misericordia alguna. Casi todas las dirigencias de los sectores progresistas son ejecutadas y la población resistente completamente desarmada y diezmada. La ferocidad de los Talibanes es muy dura. La dirección y el apoyo logístico de las fuerzas norteamericanas fueron claves en todas estas operaciones. Controlan el poder bajo los auspicios y las armas de los Estados Unidos desde 1996 hasta el 2001.

Sin embargo, con el auto atentado a las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos se orienta de forma decidida a un mayor protagonismo en esta región. Es la época en que China empieza a alzar vuelo. Los círculos de poder estadounidense están muy preocupados. Entonces hay una reorientación muy profunda en la política exterior estadounidense. Necesitaba dar mayor protagonismo a sus fuerzas en Oriente Medio y Asia Central. También la guerra de baja intensidad era muy importante. El asunto es la contención de China en Oriente Medio y Asia Central. Las organizaciones paramilitares fascistas (Al Qaeda y Talibanes) pre-fabricadas en los laboratorios del Pentágono, pasan a ser, así de un momento a otro, en “resistencias anti-estadounidenses”. Osama Bin Laden termina siendo el criminal mas buscado por la INTERPOL. Curioso, pero fue así, como la reacción anti-Islam se volvió primordial en Oriente Medio y Asia Central. A las pocas semanas del auto atentado a las Torres Gemelas, justamente, el 07 de octubre de 2001 se inicia la “Operación Libertad Duradera” que lleva a la ocupación de Afganistán. El 05 de diciembre de 2001 la Conferencia de Bonn (Alemania) elige al representante oficial del ex rey Mohamed Zahir Shah, Hamid Karzai como presidente del “Consejo Interino”, que es el que hasta ahora preside el gobierno de este país. Entre otras, Hamid Karzai, fue un importante asesor de la petrolera transnacional UNOCAL en sus negociaciones con los Taliban, un contacto de la CIA durante la larga guerra afgana. Hill Casey (director de la CIA en esa época) hizo que Karzai y su familia se trasladaran sanos y salvos a EEUU después de la anarquía que hubo en Kabul en los años más álgidos 1989-1996 el periodo de los Muyahidines. 

2.- El mito Taliban.

A.- Su origen

En buena cuenta, cuando tratamos el asunto afgano, necesariamente sale a trasluz el asunto de los Talibanes. Entonces: ¿A quien representa esta organización? ¿Es cierto que han sido creados por los servicios de espionaje de los Estados Unidos? ¿Realmente es la resistencia afgana? Esto y otras interrogantes la estamos respondiendo desde los dos sub-capítulos anteriores.

Para los militaristas estadounidenses es esencial combinar las guerras convencionales con las guerras de baja intensidad. Por lo demás esta es una regla de la guerra. En las guerras de baja intensidad son muy importantes las ofensivas ideológicas, en este caso, las reacciones religiosas, tambien, las organizaciones paramilitares (escuadrones de la muerte). Luego tras la caída del “Muro de Berlín” este punto de vista se consolidó aún más. Entonces la visión anticomunista fue reforzada con la reacción religiosa anti-Islam que hasta hoy se cumple de acuerdo a las necesidades de dominio mundial de los Estados Unidos. Pero lo fundamental aquí es la estructuración de los movimientos paramilitares fascistas (Muyahidines, Taliibanes y Al Qaeda). Es una gran necesidad de los militaristas estadounidenses para confundir la lucha del pueblo afgano contra las fuerzas de ocupación. 

En Afganistán hay guerra sucia en grandes proporciones y, en medio de esa situación, no es casual ni fortuito que Estados Unidos haya logrado establecer una demoledora organización paramilitar, como en este caso son los Talibanes. De las pocas informaciones que escapan los filtros impuestos por la censura estadounidense, sobre todo, en Internet, se puede catalogar el movimiento Taliban como una organización paramilitar fascista que busca aplastar a la verdadera resistencia afgana. Por lo menos así nos lo hizo saber Malalai Joya, la joven parlamentaria afgana expectorada por el corrupto Kamil Karzai. Ella nos dice: “Estamos atrapados entre dos enemigos: por un lado, los talibanes y, por otro, las fuerzas estadounidenses y de la OTAN y sus señores de la guerra” (13).

Fue sorprendente la violenta irrupción de los talibanes. De un momento a otro tuvieron el respaldo de tanques, artillería y logística aérea. ¿Era fortuita esa situación? No. Es la muestra más clara de la ingerencia foránea en su formación (bajo esta misma modalidad ahora están interviniendo los Estados Unidos y la OTAN en Siria, así actuaron en Bengasi, Libia y en toda la región del Oriente Medio). Allí jugaron importante misión la ISI Pakistaní, los servicios secretos de Arabia Saudita e importantes señores de la guerra vinculados al narcotráfico que habían combatido a la ex URSS, entre ellos, Rashid Dostum que controlaba la región fronteriza con Turkmenistán e Ismael Khan (ex mayor del ejercito afgano) que tenía influencia sobre Herat y considerado uno de los mejores espías formados por el Pentágono. También los Talibanes no dudaron en reclutar a importantes ex miembros de las fuerzas armadas de Afganistán, probablemente con vinculaciones a los servicios secretos de los Estados Unidos. Esto explicaría la rapidez de sus ofensivas. Se dice: “El Taliban tiene relaciones bastante intimas con el Jamia-e-Ulema Islam (JUI), partido extremista islámico con base en Pakistán que controla sus propias madrazas en las zonas cercanas de las fronteras con Pakistán. El JUI le ha proporcionado al Taliban grandes cantidades de reclutas provenientes de esas madrasas…” (14). Por ese tiempo (la época del gobierno de Clinton) se dijo que el Pentágono había destinado 20 millones de dólares para la desestabilización de Irán. En los años 1980-86 Estados Unidos aprobó un plan específico desde la ISI pakistaní para reclutar combatientes a nivel internacional a favor de los Muyahidines y fueron algo de 35000 militantes islámicos fascistas reclutados desde el Oriente Medio, Asia Central, África y filipinas, destinados para luchar contra el ejército soviético en Afganistán. Osama Bin Laden desde esa época, como hemos dicho más arriba, ya estaba en Pakistán construyendo carreteras y bases para los Muyahidines. Se dice que dirigió la construcción del enorme sistema de túneles en Khost como centro de entrenamiento y adiestramiento para estas fuerzas. Y, lo más importante, en 1989 bajo directiva del Pentágono, formó lo que es Al Qaeda (la base). Sin olvidar que ONUCAL seguía alabando a los líderes paramilitares, primero, Muyahidines y, después, Talibanes (15).

¿Y el sustento ideológico de los talibanes? En primer lugar son producto de la reacción religiosa Anti-Islam trabajada por el Pentágono y sustentada en una retahíla de conceptos de un Islam tergiversado y distorsionado. Una pobre concepción ideológica absolutamente medieval. Hay una mezcolanza de conceptos que van desde Dios, “rey de reyes, satanás, justos y salvos, entremezclado con conceptos de imperialismo”, pena de muerte para el musulmán que se cambie de religión e incluso oposición a la educación de las mujeres y su denigración con el caso de la llamada Burka. Es la misma sintonía de Hitler, Goering y Goebbels de la Alemania nazi que llevaron al mundo a la conmoción entre 1939 y 1945. Cierto, todo el basamento ideológico fascista de esas épocas se nutrió de lo más rancio del escolasticismo, porque en el fondo el fascismo hitleriano, simple y llanamente, nada tuvo que ofrecerle al mundo, sino, sólo quejumbrosas ardides como supremacía de la raza Aria, persecución de judíos, persecución de homosexuales, etc., es decir, una cháchara barata sin nada de ajuste científico, tal como hoy están todas las bandas paramilitares fascistas que actúan en Oriente Medio. La pregunta es: ¿Con esas concepciones retrogradas y medievales los Talibanes podrán cambiar la sociedad afgana? Y, si la respuesta es en negativa, entonces, ¿Por qué la prensa occidental se empeña tanto en endiosar a estas fuerzas anti históricas?.

Lideres de los Talibanes. Mullah Omar, que según algunas prensas tendría su cuartel general en el Estado pakistaní de Baluchistan frontera con Afganistán, es el líder principal de los talibanes. También Assadullah Sarwari y Gulbuddini Hekmatyar (ex ministrito del interior Muyahidin, capo reconocido de la heroína del mundo, que entrego Kabul a los Talibanes en 1996) (16). No olvidemos que la OTAN tenía una lista, hasta los primeros meses de 2010, de 144 líderes Talibanes calificados como criminales (17). Además de las 42 organizaciones “terroristas” extranjeros que en los primeros meses de 2008 había identificado los Estados Unidos estos nombraban a varias organizaciones islamistas que actuaban en diferentes países, entre ellos los siguientes: Organización Abu Nidal (OAN), Grupo Abu Sayyaf (ASG), Brigada de mártires al-Aqsa, Grupo Islámico Armado (GIA), Al-Gama’a al-Islamiyya (GI), Hamas (Movimiento de Resistencia Islámica), Al-Jihad (Jihad Islámico Egipcio),etc. etc. (18).

B.- Su instrumentalización como parte de la ocupación.

Veamos esto en los hechos:

Primero, referente a ciertos peajes que estarían cobrando los talibanes por el paso de avituallamiento militar para las fuerzas de ocupación ubicados en las zonas inaccesibles y en el que ni siquiera estarían garantizadas la integridad física de los combatientes del ejercito estadounidense. Entonces: ¿Será posible que los talibanes cobren peaje en vez de confiscar ese avituallamiento militar que va dirigido justamente para aniquilar a las resistencias del que ellos se creen parte principal?

Segundo, se ha escrito con alguna frecuencia de cierto abastecimiento militar a favor de los Talibanes efectuados desde helicópteros. Imposible esperar que esta noticia tuviera cobertura en las prensas abiertas de occidente. Pero las murmuraciones son frecuentes.

Tercero, algo que fidedignamente mostró las conexiones habidas entre los Talibanes y el Pentágono fueron cuando hace unos años atrás algunas organizaciones de la resistencia afgana habían ubicado a Osama Bin Laden y los habían puesto en conocimiento de las fuerzas de ocupación, sin embargo, estos nunca actuaron, hicieron caso omiso de tales informaciones, demostrándose, así, el contubernio existente entre este personaje y esas fuerzas, mientras en sus prensas la catapultaban como el “hombre más buscado del planeta”. Luego, su presunta muerte en Abbottabad (Pakistán) el 02 de mayo de 2011, es un completo misterio (un caso policiaco orquestado por la CIA).

Cuarto, hay constantes denuncias de periodistas expertos en guerra (Irak, Afganistán, Franja de Gaza, Cisjordania, etc.) que manifiestan la imposibilidad de ingresar a las zonas devastadas por las fuerzas de ocupación. Existen normas absolutamente prohibitivas de acceso a estas zonas de mayor beligerancia militar. Ejemplo, el caso de la ciudad Faluya (en Irak), devastada por las fuerzas de ocupación en Noviembre de 2004 donde hubo ordenes terminantes de negar el ingreso a la prensa internacional y donde la imposición del ocupante fue absoluta. Recordemos que la ciudad de Faluya fue demolida, incluso, utilizando armamento nuclear en su versión bomba revientabunkeres.

Quinto, no esta demás anotar la existencia de escuadrones militares especializados en contra información. Aunque esto es una norma de combate en Afganistán fue toda una excepción. Toda la fuente periodística que salía de Afganistán estaba cubierta por las notas informativas confeccionadas por estos escuadrones militares y repetidos, como estaban, por las prensas occidentales, es decir, mostrando a los Talibanes como principales actores y líderes de las resistencias, en otras palabras, tratando de suplantar a la verdadera resistencia de la región. Cualquier operativo de las resistencias eran atribuidas, como lo siguen haciendo hasta ahora, solo a los Talibanes y nada más que a los Talibanes. Esa es una regla de oro que hasta ahora se cumple con toda exactitud tanto por las prensas occidentales como por algunas prensas alternativas.

Pero veamos esto algo más de cerca:

Los grupos paramilitares han estado en estrecho contacto con las empresas transnacionales del petróleo. En concreto hay una simbiosis extremadamente importante entre el Estado norteamericano, las empresas petroleras y lo grupos paramilitares. Bridas, Unocal, British Petroleum (BP), entre otras, están en esta danza maquiavélica. Lo que demuestra lo importante que son las bandas paramilitares fascistas.

Estados Unidos entrega armas a los llamados talibanes. El asunto de la entrega de armas a los talibanes por parte del ejército estadounidense es escandaloso que incluso llevó a denuncias en el parlamento afgano. Sobre esto las notas indican lo siguiente: “Según Zalmai Mujaddedi, presidente de la comisión (de seguridad interna del parlamento afgano), en la noche entre el 27 y el 28 de marzo (2008) helicópteros kazakos alquilados por la OTAN cargaron en el aeropuerto militar de Kandahar cajas que contenían cientos de Kalashnikov, lanzamisiles y medio millón de municiones, para lanzarlos en paracaídas en el distrito de Arghandab, provincia de Zabul, territorio Taliban. La comisión parlamentaria afirma que el comandante Taliban local, mulá Mohamed Alam, había predispuesto unas medidas de seguridad tales en el lugar exacto de la entrega que cabe excluir la tesis del error. ‘Es asombroso que el comandante mullah Alam, precisamente esa noche, se encontrara en una casa a cien metros del lugar en que se lanzaron las cajas desde los helicópteros. Si se hubiera tratado de un error, explíquenme entonces quién advirtió al mulá Alam de que acudiera a ese preciso lugar’. No es la primera vez que se oye hablar de que la OTAN haya abastecido de armas a los talibanes.” (19).

Empresas paramilitares que utiliza el Pentágono para abastecer a sus tropas en zonas avanzadas. En realidad son empresas de personas que tienen influencia en los aparatos del gobierno estadounidense o en sus servicios secretos, pero, en esencia, todas ligadas al narcotráfico. El primero que salió a relucir fue la del primo hermano del presidente Hamid Karzai. En efecto, los hermanos Popal controlaban el grupo Watan de Afganistán con excelentes negocios en sectores muy lucrativos como en telecomunicaciones y seguridad. En el campo de la seguridad los Popal controlaban la agencia Watan Risk Management que era una de las tantas compañías de seguridad que le servían al Pentágono de fachada para encubrir a sus mercenarios y para militares que ex funcionarios de la CIA y ex oficiales militares unidos con antiguos Talibanes y Muyahidines regentaban para cobrar fondos del gobierno estadounidense, sobre todo, en la protección de los convoyes de camiones afganos que van de Kabul a Kandahar transportando avituallamiento militar para las fuerzas de ocupación en esta región (20). Otra empresa contratista de ayuda en el suministros de armas hacia zonas inaccesibles es Host Nation Trucking de Hamed Wardak, hijo del general Abdul Rían Wardak, comprometido con los Muyahidines contra los soviéticos y en 2009 ministro de defensa de Afganistán. Esta empresa se constituyó en los Estados Unidos y era una de las seis empresas de este tipo que operaban en Afganistán llevando suministros a la red de bases y puestos avanzados remotos repartidos en todo el país (21).

El buen recaudo de los principales líderes Talibanes y Al Qaeda tras la invasión de Afganistán en 2001. Cierto, cuando el 07 de octubre de 2001 empieza la “Operación Libertad Duradera” los principales dirigentes de los llamados Talibanes como Mullah Omar, también, Osama Bin Laden y Ayman al-Zawahiri de Al Qaeda, todos vinculados a la red de espionaje estadounidense, fueron evacuados a otros países (Pakistán, Arabia Saudita, Inglaterra e incluso a Estados Unidos).

En esto es bueno recordar cuando en este mismo periodo (1996) el Pentágono habría ayudado a los veteranos Muyahidines afganos a obtener pasaporte para emigrar a los Estados Unidos. El Al-Kitah centro de refugiados en Brooklyn hasta donde fueron llevados muchos de ellos y que luego se convirtió en una base de reclutamiento de la CIA para la guerra de agresión en Yugoslavia, Albania, Kosovo y en general Asia Central donde después se desarrollaron las llamadas “Revoluciones de colores”. Y, lo más reciente, la “Primavera Árabe” desde finales de 2010 en el norte de África y los países árabes.

Por otra parte no es posible pasar por desapercibido que Afganistán es el mayor productor de droga en el mundo. Reafirmo esto para que no quede en duda esta situación. En efecto la droga es uno de sus principales ingresos de Afganistán. Además, la corrupción es muy alta. Se dice que “numerosos políticos afganos a nivel nacional están en la nomina de la CIA”, “Kabul esta inundado de una mafia de ONG”, “Gran parte de la ayuda exterior desaparece, por ejemplo, se usan para comprar villas para afganos del entorno de Karzai y su hermano Walli (jefe paramilitar y traficante de drogas muerto hace poco) frente al mar en el superlujoso Palm Jumeirah en Dubai”, “Las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN confían en las milicias locales de los señores de la guerra para garantizar la seguridad privada” (22).

Y, siguiendo los hilos de la historia, en 1981 la CIA estuvo dirigido por William Casey (desde 1980 Ronald Reagan es presidente de los Estados Unidos) que tuvo contactos con el banco, Bank of credit and commerse internacional (BCCI), que estimuló a Afganistán a la narco-economía. El BCCI fue un enorme banco de lavado de fondos provenientes de la droga y una parte de esos dineros sucios iban, según algunas notas, hacia los políticos de ambos partidos (republicanos y demócratas) en el congreso de los Estados Unidos. Se dice que este banco estuvo conectado a Gulbuddini Hekmatyar el mayor traficante de heroína del mundo en 1980 (23).

Pakistán recibe 2,000 millones de dólares anuales de Estados Unidos por el asunto del paramilitarismo. En efecto, la “ayuda” de Estados Unidos a Pakistán sólo se consolidó a raíz de la efervescencia de los Muyahidines en Afganistán en los años finales de la década de los setenta del siglo pasado. Entonces Pakistán se convirtió en el mayor receptor de “ayuda” militar de Estados Unidos solo detrás de Israel y Egipto (24). Y, desde entonces, se entiende, la intromisión estadounidense en la política interna de este país debió haber sido muy fuerte. Últimamente la escandalosa intromisión estadounidense, felizmente rechazada por el gobierno de este país, incluso con uso de bases clandestinas para sus aviones sin piloto, es, de hecho, una prolongación de lo anterior.

C.- Muyahidines, Al Qaeda y Talibanes: una misma herramienta imperialista.

Y, para concluir con estas abstracciones, algo más sobre Al Qaeda. Como es de conocimiento público Al Qaeda se hizo notoria a partir del 11 de septiembre de 2001 en que se produce el auto atentado a las Torres Gemelas. El Pentágono lo acuso de esta operación bajo una estridencia informativa sin límites, incluso, presentándolo en los distintos países y épocas, con variadas denominaciones. Entonces Al Qaeda sirve de distracción al ejército estadounidense, sobre todo, en Oriente Medio. Es una modalidad que se ha venido utilizando desde sus mismos orígenes. Cuando se funda Al Qaeda en 1989, justo el año en que la ex URSS retiraba sus fuerzas de Afganistán, Osama Bin Laden, es jefe de este movimiento paramilitar. ¿Cómo se hizo agente de la CIA? Se dice, que habría sido reclutado en diciembre de 1978 por el príncipe, Tuki Al Faycal, director de los servicios secretos del Arabia Saudita. Pero también hay otros espías, según algunas prensas, son los agentes Ayman Al-Zawahiri (define la ideología del movimiento y actual líder supremo), Mohammad Llyas Kashmiri (impone su pericia guerrillera, jefe de la legendaria brigada 313 y jefe de operaciones de Al Qaeda), Osama al-Kini (jefe de operaciones exteriores de Al Qaeda, según los servicios secretos de USA, muerto en combate) (25) y Abu Musab Al-Zarqawi,

Según Wikipedia Al-Qaeda significaría “la base”, en realidad “la base de datos”, pues la CIA habría establecido, en una época previa a toda esta ofensiva ideológica un “fichero informático” con ese término, para desarrollar su ambicioso plan del movimiento islámico como parte general de la reacción religiosa que por aquellos años ya estaba trabajando y en la que tenía primera participación Osama Bin Laden. En realidad un personaje muy importante en esta gran ofensiva religiosa. Ocupa un lugar muy importante en esta cruzada. No era para menos, era un personaje cuya ascendencia estaba entronizada a las empresas petroleras de Arabia Saudita y a las primeras esferas de las transnacionales petroleras estadounidenses, sobre todo, con fuertes vínculos a la familia Bush. Se le atribuye un gran número de atentados, entre ellos, el atentado en Londres el 07 de julio de 2005, atentado, 11-M, en Madrid, atentado en Argelia el 11 de abril de 2007, etc. etc.

Muyahidines y Talibanes tienen un mismo cordón umbilical. Los estrategas y los planificadores militares estadounidenses han hecho esfuerzos supremos por hacer creer que los Muyahidines y los Talibanes transitaban por rutas propias. Pero lo cierto es que hubo fuertes nexos entre estas dos organizaciones. Veamos esto: Osama Bin Laden que fue de RIAD, Arabia Saudita, con vínculos muy fuertes con los mismos Bush, ejecutaba carreteras y bases militares desde 1980 para los Muyahidines por encargo del Pentágono, también, dirigía la construcción de túneles como centros de adiestramiento y almacenamiento de armas y que en 1989 por encargo de este mismo órgano (Pentágono) formó Al Qaeda (La Base). Por otra parte a partir de 1994, previa metamorfosis de Muyahidin a Taliban y de acuerdo a las directivas del Pentágono, Mohamed Omar se transforma en líder de los Talibanes (26), en tanto, Osama Bin Laden, se convierte en el jefe supremo de Al Qaeda, ahora tras su muerte, reemplazado por Ayman al-Zawahiri.

Metamorfosis de Muyahidines a Talibanes. El asunto corrió más o menos así: el 03 de julio de 1979 el presidente Jimmy Carter de acuerdo ya a una política debidamente planificada y estructurada en el Pentágono y con el aporte de Zbignie Brzezinski firma en secreto un acuerdo de ayuda militar muy importante con la ISI de Pakistán para los Muyahidines. Eran los inicios de esta organización paramilitar. Pero los Estados Unidos desde mucho antes ya estaban trabajando en este proyecto de la Reacción religiosa anti-Islam. Luego los Muyahidines fueron propagandizados como “guerreros del Islam” o “luchadores por la libertad”. Y, tras la retirada de la ex URSS en 1989, denominaron el Estado de Afganistán como una Republica Islámica. Se dice que hubo siete facciones principales de Muyahidines en ese periodo que destrozan las infraestructuras de Afganistán. Pero entre 1990 y 1992 hubo una situación muy importante en la composición orgánica de esta agrupación paramilitar: hay una metamorfosis convenientemente preparada por el Pentágono. Entonces los Muyahidines se vuelven Talibanes. Este es un hecho muy importante que no debemos soslayarla. El Mulá Omar se erige como el máximo líder de los Talibanes en representación de los servicios secretos de Estados Unidos. Luego en 1996 los Talibanes toman Kabul y la mayor parte de Afganistán y establecen lo que se llama la segunda Republica Islámica. Esto va hasta 2001 en que los Estados Unidos invaden y toman directamente los controles de este país previa directiva con los Talibanes (27).


IV.- LIBIA Y SIRIA DONDE AL QAEDA Y LA HERMANDAD MUSULMANA SE DESENMASCARAN COMO INSTRUMENTOS DEL IMPERIALISMO ESTADOUNIDENSE.


Primero, en Libia, Al Qaeda quedó al desnudo. Sobre esto dijimos en unas notas anteriores que Al Qaeda y la OTAN, estaban como siempre juntos, igual que en Afganistán. La reacción religiosa anti-Islam en Libia cumplió su papel debido. Según la prensa internacional aquí se dio una verdadera conjunción de estas bandas paramilitares como secciones de Al Qaeda pero bajo dirección del Pentágono: la brigada de los mártires del 17 de febrero, la brigada Abu Ubaidah Ibn al-Jarrah, tambien, los mercenarios del Grupo de Combate Islámico de Libia, y, junto a ellas, como no podía ser, los mercenarios y paramilitares pro-occidentales, igual que los anteriores, de la Hermandad Musulmana. Se dice que en la “Conferencia para el Dialogo Nacional” realizada en Benghazi el 28 de julio de 2011 habrían participado unas 350 personas en representación de estos grupos de mercenarios y paramilitares y probablemente agentes de inteligencia y provocadores salidos de los laboratorios del Pentágono.

Y, en Siria, la Hermandad Musulmana y Al Qaeda deben quedar aun más desnudos. En primer lugar están las protestas y desesperaciones de los países donde justamente hubo la llamada “Primavera Árabe”. Túnez y Libia han sido los primeros países en pronunciarse a favor de las bandas paramilitares fascistas que ahora asolan territorio sirio. Incluso junto a Estados Unidos han sido los primeros en expulsar a los diplomáticos (embajadores) sirios de sus territorios. La “Hermandad Musulmana”, que fraudulentamente ganó unas elecciones para el parlamento egipcio, capitoste de las bandas paramilitares fascistas que actúan impunemente a ordenes del Pentágono en Siria, emitió un comunicado en el que llama a tomar las armas contra el gobierno de Bashar al Assad (28). Luego el sucesor de Bin Laden al frente de Al Qaeda, en este caso, el egipcio, Ayman al Zawahiri, hizo una aparición publica el 11 de febrero de 2012 por espacio de ocho minutos desde un portal islámico e hizo un llamado al pueblo sirio y los musulmanes a derrocar el régimen de Bashar al Assad. Fue exactamente lo mismo cuando intervino el comandante paramilitar taliban, Mullah Muhammad Omar, que escribió un artículo para aclarar la situación de su agrupación en el caso libio el 02 de septiembre de 2011 (29).


NOTAS:


1.- “Una representante de RAWA en Madrid. La situación de Afganistán desde el punto de vista de la sociedad civil”. Autor: Mehmuda. Publicado el 23 de enero de 2010, en: www.rebelion.org

2.- “Afganistán: ‘abre negocio’. Michael Skrimer Articulo publicado el 26 de febrero de 2010, en: Global Research.

3.- “Los Hermanos Musulmanes en el umbral del poder”. Autor: Rene Naba. Artículo publicado el 18 de febrero de 2012, en: www.rebelion.org

4.- “Yihad e islamofobia”. Autor: Abdennur Prado, articulo publicado el 03 de junio de 2008, en:identidadandaluza.wordprese.com

5.- IBID.

6.- “Jurgen Elsasser; ‘La CIA recluto y entrenó a los yihadistas”. Autor: Silvia cattori. Nota publicada el 28 de junio de 2006, en: www.voltairenet.org

7.- “Los Talibán. El Islam, el petróleo y el nuevo ‘Gran Juego de Asia Central”. Autor: Ahmed Rashid. Ediciones Península. Quinta Edición: octubre de 2001. Barcelona. España.

8.- “Majlis felicita al pueblo libio por su victoria”. Noticia publicada el 23 de agosto de 2011, en: IRNA).

9.- “Jurgen Elsasser: ‘La CIA reclutó y entreno a los yihadistas’”. Autor: Silvia Cattori. Artículo publicado el 28 de junio de 2006, en: www.voltairenet.org

10.- “Ante inacción del conglomerado de shangai, la OTAN opta por la ocupación de los llamados ‘países canalla’”. Autor: Enrique Muñoz Gamarra. Artículo publicado el 25 de marzo de 2011, en: www.kaosenlared.net

11.- “Las revoluciones árabes han sido hechas por los pueblos, no por EEUU”. Noticia publicada el 23 de marzo de 2011, en: www.rebelion.org Fuente: Al-Manar.

12.- “La historia suprimida de Afganistán: los islamistas, la heroína y la CIA “Parte III. Autor: Henderson Dean. Artículo publicado el 20 abril de 2011, en: Global Research.

13.- “Afganistán: operación Moshtarak. ¿Clave para una limpieza étnica? Autor: Ivonne Ridley. Publicado el 17 de febrero de 2010, en: www.rebelion.org

14.- “El Taliban, los Estados Unidos y los recursos del Asia Central”. Autor: Peter Symonds. Artículo publicado el 14 de noviembre de 2001, en: www.wsw.or

15.- IBID.

16.- “La historia suprimida de Afganistán: los islamistas, la heroína y la CIA “Parte I. Autor: Henderson Dean. Artículo publicado el 10 abril de 2011, en: Global Research.

17.- “Los dilemas de la OTAN en la guerra de Afganistán”. Autor: Tom Hayden. Artículo publicado el 07 de febrero de 2010, en: www.rebelion.org

18.- “Estados Unidos Identifica 42 organizaciones terroristas extranjeros. Noticia publicad el 30 de abril de 2008, en. www.america.gov

19.- “Afganistán: ¿la OTAN arma a los talibanes?”. Autor: Enrico Piovesana. Artículo publicado el 18 de abril de 2008, en. www.rebelion.org

20.- “Como financia Estados Unidos a los talibanes”. Autor: Aram Roston. Artículo publicado el 16 de noviembre de 2009, en: www.laradiodelsur.com

21.- IBID.

22.- “Las mentiras del Pentágono y las muertes de civiles en Afganistán: La verdad en los hechos”. Autor: Marc Herold W. Artículo publicado el 08 de diciembre de 2010, en: Global Research (En ingles).

23.- “El gobierno secreto que dirige los Estados Unidos”. Autor: Red Voltaire en entrevista a meter Dale Scout. Noticia publicada el 08 de abril de 2011, en: Red voltaire.

24.- “La historia suprimida de Afganistán: los islamistas, la heroína y la CIA” Parte III. Autor: Henderson Dean. Artículo publicado el 20 de abril de 2011, en Global Research.

25.- “EEUU y la OTAN perdieron la guerra de Afganistán”. Autor: Syed Saleem Shahzad. Noticia publicada el 16 de octubre de 2009, en: www.rebelion.org

26.- “El taliban, los Estados Unidos y los recursos del Asia Central” Autor: Meter Symonds. Artículo publicado el 14 de noviembre de 2001, en: www.wsws.org

27.- “Afganistán: ‘Abren Negocios’. Autor: Michael Skinner. Artículo publicado el 26 de diciembre de 2010, en: Global Research.

28.- “La sombra de Al Qaeda planea en la crisis Siria”. Autor: Karen Maron. Artículo publicado el 20 de febrero de 2012, en: www.kaosenlared.net

29.- “La guerra, el retiro de las fuerzas extranjeras, las bases y el futuro de Afganistán” Autor: Mullah Muhammar Omar. Artículo publicado el 02 de septiembre de 2011, en: www.rebelion.org ).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada