jueves, 15 de marzo de 2012

La líder de las protestas sindicales en Kazajstán sale por fín de prisión

/Cultura Bolchevique

Tras 9 meses de prisión, Natalia Sokolova fue liberada el 8 de marzo. Sokolova fue detenida en mayo de 2011, siendo la abogada y portavoz del comité de huelga de los trabajadores del petróleo. Fue condenada a 6 años de prisión por los delitos de incitación al odio social y reunión ilegal sindical. Las autoridades judiciales kazajas no han tenido más remedio que ceder ante la presión popular y liberar a la abogada (aunque a cambio se encuentra inhabilitada para ejercer su profesión y tiene prohibido cualquier actividad social).

Natalia Sokolova siempre ha denunciado las condiciones laborales en las que trabajan en ciertas empresas de su país. En mayo de 2011, los trabajadores petroleros de Zhanaozen iniciaron una huelga indefinida para protestar contra la negativa de la empresa a negociar las condiciones penosas en las que trabajan. Natalia fue elegida portavoz de la lucha y se convirtió en un icono de la huelga, lo que la llevó a ser detenida y encarcelada.



La liberación de Sokolova se convirtió en una de las principales demandas de los trabajadores. Éstos, lejos de acobardarse se mantuvieron firmes en la lucha. Ante esta situación las autoridades optaron por la represión y el asesinato, matando en diciembre a decenas de manifestantes en lo que ya se conoce como el Viernes Sangriento. Se declaró el Estado de sitio en toda la región (Mangistau) y la policía fue calle por calle.

El Partido Comunista ilegalizado, comenzó a luchar en las batallas urbanas que se producían en las calles. Los obreros comenzaron a poner en marcha huelgas de hambre, cajas de resistencia, lucha callejera etc, sus demandas se iban haciendo cada vez más políticas (sin dejar de lado las reivindicaciones económicas).

El 8 de marzo, día de la mujer trabajadora, el tiráno Nazarbayev regalaba a su mujer un ramo de medio millón de rosas, mientras los huelguistas exigían la liberación de todas las mujeres detenidas en las protestas. La presión internacional de partidos comunistas y organizaciones sindicales, y por supuesto de la clase obrera kazaja, han obligado al régimen de Nazarbayev ha liberar a Natalia Sokolova. Los huelguistas kazajos, lejos de conformarse con la liberación de Sokolova, exigen la liberación de todas las prisioneras. La represión no va a impedir las próximas movilizaciones convocadas para este mes. La dramática desaparición de la URSS, dejó estados semifeudales como Kazajstán, a pesar de que el pueblo jazajo se mostró favorable a la continuación de la Unión Soviética en el referéndum de 1991.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada