viernes, 25 de mayo de 2012

[KKE] Entre dos duras batallas

Reproducimos por su interés el artículo de la Secretaría de RRII del KKE "Entre dos duras batallas"

Grecia sigue atrayendo la atención de los trabajadores demuchos países en el mundo, a la luz de las nuevas elecciones generales de importancia crucial que se celebrarán el 17 de junioya que ninguno de los primeros tres partidos no ha conseguido formar un gobierno de coalición. De particular interés, a juzgar porlos artículos en periódicos, revistas y páginas web comunistas y progresistas, es el resultado de las elecciones recientes así como la línea política que ha trazado el Partido Comunista de Grecia (KKE), que durante los últimos días ha estado en la línea de fuega de varios analistas. Empecemos por el principio.

Sobre el resultado de las elecciones del 6 de mayo

Las elecciones del 6 de mayo han creado un nuevo escenario político ya que los tres partidos que han gobernado en conjunto, apoyando la política antipopular del capital y de la Unión Europea (UE), tuvieron una caída en las elecciones. En concreto:

El PASOK socialdemócrata concentró 833.529 votos y13.2%, con una caída sin precedentes de 2.179.013 votos y-30.8%.

La ND conservadora sumó 1.192.054 y 18.9%, con una caídade 1.103.665 votos y -14.6%.

El LAOS nacionalista no consiguió alcanzar el umbral del 3% para entrar en el parlamento, recibiendo 183.466 votos o el 2.9%, con una caída de 202.739 votos o -1,6%.
Sin embargo, al mismo tiempo, el cambio del escenario político no constituye un derrocamiento porque las fuerzas que se beneficiaron por la ira de los trabajadores fueron, sobre todo, las que apoyan la política de la “vía de sentido único de la UE”. Así, la gran mayoría de los votantes de los partidos burgueses se dispersaron principalmente en formaciones políticas ideológicamente cercanas. En concreto:

SYRIZA, que es una coalición de fuerzas oportunistas que se fueron del partido de una escisión por la derecha (en las escisiones del partido de 1968 y 1991), y en que se han sumado en los últimos años fuerzas del PASOK socialdemócrata, logró 1.061.265 votos o 16.8%, un aumento de745.600 votos o el 12.2%.

Una escisión de SYRIZA, Izquierda Democrática, a la que se incorporaron ex diputados ydirigentes del PASOK, sumó 386.116 votos o el 6,1%.

Un gran número de votos fue dirigido además a partidos reaccionarios y nacionalistas como los “Griegos Independientes”, que surgieron de la ND y concentraron 670.596 votos o el 10.6%, y el “Amanecer Dorado”, que concentró 440.894 votos o el 7%.

Además, aproximadamente el 20% de los votantes optaron por decenas de partidos que tomaron parte en las elecciones pero no han logrado pasar el umbral del 3%.

El KKE tuvo un pequeño incremento en las elecciones. En concreto, recibió 536.072 votos o el 8.5%, es decir tuvo un aumento de 18.823 votos o +1%. El KKE eligió 26 diputados (entre los 300 en el parlamento), cinco más que anteriormente. En los barrios obreros el porcentaje que logró el KKE fue casi el doble de la media. De hecho, en uno de los 56 distritos electorales (en las islas Samos-Ikaria) el KKE fue el primer partido en votos con el 24,7%.

El Comité Central del KKE ha llegado a unas conclusiones iniciales sobre el resultado electoral. En su comunicado, entre otros, “saluda a los miles de trabajadoras y trabajadores, desempleados, que han apreciado el espíritu de lucha, la coherencia y la verdad clara de sus posiciones, el espíritu de lucha y la abnegación de las y los comunistas, lo han apoyado en las elecciones, independientemente del grado de acuerdo con su propuesta política en conjunto. Gran parte de los trabajadores, así como una parte de los votantes del partido, bajo la presión de la agudización de los problemas populares, las consignas engañosas con respecto a la renegociación del memorando y el alivio inmediato de los trabajadores, no ha podido comprender y asumir la diferencia entre el gobierno y el poder real.”

Sin embargo, como señala la CC del KKE: “La propuesta política del KKE de la lucha por el poder obrero y popular, estará en el centro de la atención del pueblo, ya que se hace cada vez más clara la diferencia entre el gobierno y el poder popular verdadero, así como la propuesta global relativa a los problemas inmediatos de la supervivencia de los pueblos y el poder obrero popular. Desde este punto de vista, esta actividad electoral política del KKE en armonía con su estrategia como es debido, es un legado importante para los próximos años.

Sobre SYRIZA

Algunos medios de comunicación burgueses internacionales, que presentan SYRIZA como el “ganador” de las elecciones del 6 de mayo, no vieron más allá de su titulo “Coalición de la izquierda radical” y concluyeron en que se trata de un partido radical de izquierda o incluso de un partido comunista. Por supuesto esto no tiene nada que ver con la realidad. La fuerza básica de SYRIZA es el partido “Coalición de la Izquierda” (Synaspismos) que tiene un programa socialdemócrata. En 1992 votó en el parlamento griego por el Tratado de Maastricht y es un partidario de la Unión Europea imperialista, que considera que se puede mejorar. De hecho, presenta un programa de gestión del sistema capitalista. Se unió a la campaña anticomunista contra la URSS y los demás países del socialismo que conocimos en el siglo XX. Synaspismos es miembro del presidium del llamado “Partido de la Izquierda Europea” (PIE), que es una herramienta de la UE para erradicar las características comunistas de los partidos comunistas en los países de la UE. En SYRIZA junto con Synaspismos participan fuerzas que se fueron del PASOK socialdemócrata, así como grupos de ultra-izquierda más pequeños trotskistas y antiguos grupos maoístas mutados que juegan el papel de las “especias” políticas en el básico “menú” socialdemócrata y anticomunista. El objetivo principal de esta formación es la disminución de la influencia electoral, sindical y política más general del KKE. Así, en la última década existen numerosos ejemplos que demuestran el carácter anti-KKE de esta formación política. En decenas de sindicatos, confederaciones sectoriales y asociaciones de sindicatos a nivel regional, las fuerzas de SYRIZA participan y colaboran con las fuerzas del PASOK con el fin de impedir la elección de los delegados comunistas a los órganos sindicales superiores. SYRIZA es un enemigo jurado del Frente Militante de Todos los Trabajadores (PAME) que constituye una agrupación de sindicatos con orientación de clase. SYRIZA colabora abiertamente en los órganos de las confederaciones comprometidas de los sindicatos de los trabajadores en el sector privado (GSEE) y público (ADEDY) con las fuerzas colaboracionistas con la patronal y el gobierno. En muchos casos en las elecciones locales tuvieron una actitud similar. Un ejemplo característico fue su postura en las elecciones municipales en 2010 en la isla Ikaria. En esta isla, que fue un lugar de exilio de los comunistas, el KKE tiene gran influencia electoral. En las elecciones de 2010, SYRIZA colaboró con el PASOK socialdemócrata, la ND liberal y el LAOS nacionalista en fin de impedir la elección de un alcalde comunista en la isla. Entonces, el candidato del KKE concentró por sí sólo el 49,5% de los votos y la alianza anti-KKE ganó en el municipio por unos cientos de votos.

Hoy en día, SYRIZA trata de atacar el KKE con propuestas de conveniencia política con respecto a la llamada “unidad de la izquierda”, en un intento de hacer que el KKE borre secciones enteras de su programa, que abandone sus principios y acepte la política de gestión del sistema capitalista, como propone SYRIZA.

En base a esto, lo mínimo que podemos decir es que la actitud de algunos partidos comunistas que saludaron inmediatamente el ascenso electoral de esta formación oportunista y anticomunista en el nombre del aumento electoral de la “izquierda”, sin conocer la situación verdadera en Grecia, fue irresponsable. Saludaron a un enemigo jurado del KKE que el presidente de los industriales griegos propuso su participación en un gobierno de coalición de los partidarios de la UE.

La ilusión de la “unidad de la izquierda” y la mentira del “gobierno de la izquierda” 

Muchos trabajadores politizados, de diferentes países de Europa y de todo el mundo, plantean la siguiente pregunta: ¿Por qué el KKE no hace algunas concesiones? ¿Por qué insiste en la línea política de la concentración de fuerzas sociales que quieren luchar contra los monopolios, contra el capitalismo, contra las uniones imperialistas, por el poder obrero y popular y no apoya la política de la “unidad de la izquierda”, la lucha para corregir la realidad capitalista y la UE, con una colaboración política o gubernamental con otras fuerzas de “izquierda” y socialdemócratas, tal como hacen otros partidos comunistas en Europa?

En primer lugar, el KKE desde hace tiempo ha dejado claro que el significado “izquierda” y“derecha” no son términos que reflejan la situación política de hoy. Hoy en día el término “izquierda” se podría utilizar para describir el Secretario General de la OTAN o el primer ministro de un país que lleva a cabo una guerra imperialista y toma medidas antilaborales y antipopulares contra los trabajadores de su país. El Partido Comunista no es simplemente un “partido de izquierda”, sino el partido que lucha por el derrocamiento del capitalismo y por la construcción de la nueva sociedad socialista-comunista. En este camino, en esta dirección de lucha puede dar lugar a conquistas, no al revés. Tal como ha demostrado la historia, las reformas, la lucha para corregir el sistema capitalista, para mitigar las medidas antipopulares más extremas, en que se centran las fuerzas oportunistas-socialdemócratas, no han llevado jamás al derrocamiento del capitalismo en ningún sitio. Al contrario, en muchas ocasiones llevaron al fortalecimiento del capitalismo, mediante la creación de ilusiones a los millones de trabajadores, que supuestamente el capitalismo puede ser humanizado. Que hoy en día, supuestamente, el Banco Central Europeo puede convertirse de un instrumento capitalista a una institución de caridad y distribuir préstamos sin interés o que la Unión Europea puede concertirse de una unión que sirve el sistema a una “unión de los pueblos” como sostienen SYN/SYRIZA y el Partido de la Izquierda Europea.

Es por eso que el KKE presenta su propuesta política de manera integral y en las elecciones del 6 de mayo que la especificó en el lema: “Fuera de la UE, con el poder popular y la cancelación unilateral de la deuda”.

En este sentido, el KKE está firmemente orientado al marxismo-leninismo. Según dijo Lenin: “El proletariado lucha y seguirá luchando para destruir el antiguo régimen. Con este fin dirigirá toda su propaganda y agitación, todos sus esfuerzos para organizar y movilizar a las masas. Si no logra destruir el antiguo régimen totalmente, el proletariado sabrá aprovechar también su destrucción parcial. Pero nunca propugnará esa destrucción parcial, la describirá con optimismo, llamará al pueblo a darle apoyo. En la lucha auténtica sólo se apoya efectivamente aquel que aspira al máximo (y que en caso de fracasar consigue menos) y no aquel que, antes de que comience la lucha, cercena los objetivos de la misma de un modo oportunista”.

El KKE ha rechazado la idea de crear un “gobierno de izquierda” que al mantener Grecia dentro de la UE y de la OTAN y con las relaciones capitalistas de producción intactas, supuestamente podría implementar una gestión del sistema a favor del pueblo. Nuestro partido lucha por el desarrollo de la lucha de clases, la concienciación política de los trabajadores, su liberación de la influencia de los partidos y las construcciones ideológicas burgueses y por la formación de una alianza que no sólo defenderá los intereses de los trabajadores, tratará de sacar el país de las intervenciones imperialistas pero además planteará la cuestión del poder.

El objetivo es la disminución de la influencia del KKE y su asimilación en el sistema.

La negación del KKE a subyugarse a formaciones de “izquierda” o incluso en un gobierno de “izquierda” está en el “punto de mira” de enemigos y “amigos”, que directa o indirectamente llaman al KKE a “unirse” con las demás fuerzas de “izquierda”. Esta línea siguen los partidos comunistas que están en el presidium del PIE. Además, hubo algunos ataques groseros por ejemplo por unos grupos trotskistas –que son más conocidos en el extranjero que en Grecia- que caracterizan el KKE como un partido sectario y dogmático.

¿Cómo es posible que el KKE con la línea de la lucha de clases y del conflicto que promueve agrupe a cientos de miles de personas en Grecia, si el partido es sectario? ¿Cómo es posible por ejemplo que en las filas del Frente Militante de Todos los Trabajadores (PAME) se agrupen decenas de sindicatos de base, federaciones sectoriales, asociaciones de sindicatos a nivel regional que representan cientos de miles de trabajadores?

Cabe señalar que el PAME, que es el polo de orientación de clase en el movimiento obrero y sindical, agrupa 8 federaciones sectoriales de trabajadores, 13 asociaciones de sindicatos regionales, cientos de sindicatos sectoriales y de base, con un total de 850.000 miembros. Además, el PAME trabaja en los sindicatos donde las fuerzas con orientación de clase no son la mayoría. Así por ejemplo las fuerzas del PAME ocupan la segunda posición en una serie de federaciones sectoriales (como son la Federación en el sector turístico y de restauración y la Federación de los trabajadores metalúrgicos) así como en las dos mayores Asociaciones de sindicatos regionales del país en Atenas y Tesalónica.

¿Cómo es posible que el Frente Antimonopolista Griego de autónomos y pequeños comerciantes (PASEVE) agrupe en sus filas a miles de trabajadores autónomos que entienden la necesidad de entrar en conflicto con los monopolios? ¿Cómo es posible que miles de campesinos pobres, a través de asociaciones de agricultores y sus comités, se inspiren de la lucha del Frente Militante de todos los Campesinos (PASY) contra la Política Agrícola Común de la UE? ¿Cómo es posible que mujeres y miles de estudiantes que pertenecen a las capas obreras y populares entren en la lucha bajo las demandas y las iniciativas de la Federación de Mujeres de Grecia (OGE) Y del Frente Militante de Estudiantes (MAS)? En todas estas organizaciones sindicales, sociales y políticas de masas, los miembros y los dirigentes del KKE juegan un papel principal sin ocultar su identidad.

Acusan al KKE de ser “aislado” o incluso “dogmático” o “sectario” debido a su rechazo de un “gobierno de izquierda” o por el hecho de que el porcentaje del KKE en las elecciones no se incrementa tan rápido como la formación socialdemócrata del SYRIZA. Estas acusaciones no pueden afectar el KKE. Cabe recordar que hace 2,5 años, el otro partido socialdemócrata, el PASOK, había concentrado el 44% de los votos mientras que en las últimas elecciones sumó solamente el 13%. Esta caída tuvo lugar en condiciones de fluidez política, reforzó SYRIZA con el que tiene la relación ideológica más estrecha. Cabe señalar que un partido comunista revolucionario, como es el KKE, no se juzga exclusivamente por el porcentaje que logró en las elecciones.

En cuanto al asunto de la política de cooperaciones, nuestro partido ha acumulado enorme experiencia histórica. Dirigió la lucha antifascista de un gran frente armado que tuvo gran contribución en la lucha del pueblo. Sin embargo, en aquel período el Partido no consiguió elaborar una estrategia para la transformación de la lucha antifascista a una lucha por el derrocamiento del poder burgués. El KKE estableció alianzas “de izquierda” en las décadas de 1950 y 1980. De su experiencia con respecto a la política de alianzas, el KKE ha sacado conclusiones útiles y no tiene ninguna intención de repetir los mismos errores.

Pero ¿cómo se explica el ataque contra el KKE? Es claro que están irritados por la acción internacional del KKE en la dirección de reconstruir el movimiento comunista internacional sobre la base del marxismo-leninismo y del internacionalismo proletario. Además, los Encuentros Internacionales de Partidos Comunistas y Obreros así como otras iniciativas comunistas internacionales empezaron en Atenas. Sin embargo, lo más importante es que el KKE es un partido con fuertes raíces en la clase obrera, con una importante experiencia de las luchas obreras y populares, es un partido que se niega a abandonar sus principios, se niega a ir a remolque de la socialdemocracia, a someterse a la UE y la OTAN. En este punto citamos un artículo publicado después de las elecciones en el conocido periódico francés Le Monde Diplomatique: “El objetivo secreto y el deseo de todos los griegos de la izquierda es: disolver el Partido Comunista para reformarlo sobre una nueva base y dar a la izquierda griega su posición correcta en la sociedad”. Es decir, desacreditar el KKE y convertirlo, aligual que otros partidos comunistas mutados en Europa, en una “coartada comunista” de la socialdemocracia para la gestión de la barbarie capitalista.

¡Nuestro objetivo es arruinar sus planes! ¡Preservar y fortalecer el KKE! A pesar de la presión ejercida a nuestro partido hay elementos alentadores que muestran que el KKE es un “hueso durode roer”. Diez días después de las elecciones del 6 de mayo, tuvieron lugar en Grecia las elecciones estudiantiles. La lista que apoya la Juventud Comunista de Grecia logró un 16% en los Institutos de Educación Tecnológica y 14% en las Universidades, marcando un incremento respecto al año pasado. Al contrario, la lista de SYRIZA logró un porcentaje bajo, un 2,3% en TEI y un 6,9% en las universidades.

Restauración del sistema burgués

El KKE desde hace tiempo ha advertido al pueblo griego que la clase burguesa está preparando la restauración del escenario político con el fin de preservar su poder. La razón es que no puede administrar el sistema político en base a la alternación en el poder burgués de un partido político conservador (ND) y de un socialdemócrata (PASOK), tal como ha ocurrido desde 1974, después de la caída de la dictadura militar. El sistema burgués está tratando de “deshacerse” de partidos y las personas que han estado expuestos irremediablemente a los ojos del pueblo. En estas condiciones, SYRIZA, que tiene un programa socialdemócrata, ha sido beneficiado en las elecciones promoviendo mentiras flagrantes antes y durante el período preelectoral, sembrando ilusiones de que puede haber un futuro mejor para los trabajadores sin el conflicto con los monopolios y las uniones imperialistas. Es por eso que tiene enormes responsabilidades ante el pueblo.

El KKE insta a los trabajadores a darse cuenta de que esta restauración que se está realizando no tiene nada que ver con la satisfacción de las necesidades modernas del pueblo. Incluso el llamado “gobierno de izquierda” es un “salvavidas agujereado” que se arroja a los trabajadores que se están sofocando debido a las calles sin salida del sistema capitalista.

El pueblo no debe atraparse en falsos dilemas

De cara a las elecciones del 17 de junio los partidos burgueses y el oportunismo están promoviendo nuevos dilemas engañosos que se utilizarán en el período próximo para atrapar al pueblo, reducir la resistencia de las masas populares radicales ante la presión ejercida, reducir la influencia electoral del KKE. El KKE no oculta el hecho que esta batalla va a ser muy difícil para los comunistas.

Para que se quede claro qué tipo de falsos dilemas están promoviendo, permítenos examinar algunos de ellos:

1. ¿Euro o dracma?

Un dilema falso es la acusación de la ND dirigida contra SYRIZA que su política está llevando el país fuera del euro y será catastrófica para los trabajadores. Por otra parte, SYRIZA responde que la salida de Grecia del euro significaría un inmenso costo para los demás países de la zona euro y por eso no ocurrirá nunca.

En realidad, tomando en cuenta que la crisis capitalista está en desarrollo, no podemos excluir, según los escenarios que están siendo discutidos, la contracción de la zona euro, a través de la expulsión de Grecia y de otros países o con una devaluación interna del euro en nuestro país. En este sentido, el chantaje de la Unión Europea y del FMI es real y la respuesta no puede ser la complacencia que fomenta SYRIZA.

Sin embargo, cabe señalar que todos los demás partidos excepto el KKE, es decir la ND, SYRIZA, el PASOK, la DIMAR están peleando entre ellos sobre quién va a ser más capaz de mantener el país en el euro y acusan el uno al otro que con su política conduce Grecia a la dracma. El objetivo de todos ellos es imponer a la conciencia del pueblo el falso dilema “euro o dracma” para ocultar el hecho que tienen la misma estrategia ya que son partidos comprometidos con la UE. Piden al pueblo a votar y luchar bajo banderas ajenas a sus intereses, en la línea falsa “dentro o fuera del euro”, cuando todos los partidos –excepto el KKE- están a favor de la UE y del euro. Los trabajadores y el pueblo tanto con el euro como con la dracma vivirán en la indigencia.

El KKE insta a los trabajadores a pasar por alto este dilema. No deben aceptar la elección de la moneda en que van a medir su pobreza, sus reducciones en los ingresos y las pensiones, los impuestos, los gastos médicos y para la educación. El dilema “euro o dracma” es la otra cara de la intimidación de una quiebra incontrolada, la cual es ya una realidad para la inmensa mayoría del pueblo. Quieren que el pueblo se atrape en el falso dilema para que puedan chantajear cuando quieren impulsar leyes antipopulares, diciéndole a elegir entre las medidas bárbaras y el regreso a la dracma, que la identifican con el caos y la miseria. Al mismo tiempo en Grecia y en el extranjero hay sectores de la plutocracia que quieren volver a la dracma. Esto les permitiría lograr más ganancias para ellos y para la burguesía en su conjunto que en la actualidad en condiciones de asimilación del país al euro. El pueblo en quiebra no va a tener prosperidad ni con el euro ni con la dracma, mientras que los monopolios dirigen la producción, mientras que el país permanece en la UE y la burguesía en el poder. La única respuesta al dilema “euro o dracma”, desde el punto de vista del interés popular, es: la retirada de la UE con el poder popular y la cancelación unilateral de la deuda. No hace falta decir que en aquel caso el país tendrá su propia moneda.

2. ¿Solución griega o europea?

Todos están hablando de una solución europea a la crisis en Grecia y se refieren a las negociaciones con los órganos de la UE para una solución integral al problema de la deuda que también abarcará Grecia. Todos los partidos griegos, excepto el KKE, han saludado la elección de Hollande en la presidencia francesa que, según dicen, pone un fin al dúo antipopular “Merkozy”.Además, hablan de las consultas con la UE sobre las medidas de desarrollo, mediante la subvención de las grandes empresas para que se puedan realizar inversiones.

Su táctica tiene como objetivo ocultar que el responsable por el sufrimiento del pueblo no está en Bruselas sino en el país. Es la burguesía, los empleadores que tienen en sus manos los medios de producción, las naves, las oficinas, los servicios en nuestro país. La participación de Grecia en la UE, en base a las decisiones de los partidos de la plutocracia, sirve sus intereses. Es una provocación presentar la UE como un terreno donde se puede encontrar una salida a favor del pueblo. Es la UE junto con los gobiernos locales y el FMI que elaboraron los memorandos. Es la UE que tiene como estrategia la “UE 2020” y el Tratado de Maastricht, que es la fuente de todas las medidas contra los obreros y los pueblos que se incluyen o no en los memorandos. Están diciendo al pueblo que incluso el más mínimo alivio de las medidas tiene que ver con las negociaciones en el seno de la UE, que trata de asegurar para los monopolios una salida de la crisis a expensas de los pueblos. Piden a la víctima a esperar para que el agresor le dé una solución a sus problemas en la Unión Europea que se está sumergiendo cada vez más en la crisis y se hace más reaccionaria, dadas las rivalidades en su interior, así como el antagonismo con los demás centros imperialistas.

SYRIZA tiene gran responsabilidad ya que busca una renegociación de la estrategia del memorando, paralizando el movimiento y dejándolo a la espera, supuestamente hasta que tengan éxito las negociaciones del “gobierno de izquierda” que sueña junto con sus socios en la UE. Al mismo tiempo se habla de la “cohesión social” y de la “paz social” que será impuesta por un “gobierno de izquierda”, es decir amordaza las luchas obreras populares en un período en que las luchas tienen que intensificarse y radicalizarse en primer lugar contra la plutocracia nacional y los partidos que la sirven o la apoyan a través de la intimidación o las ilusiones.

El KKE revela al pueblo que es necesario contar con un movimiento obrero y popular en Grecia que luche por la ruptura y el derrocamiento de las decisiones del capital y de la UE y al mismo tiempo promover la coordinación a nivel europeo, no con negociaciones sino a través del fortalecimiento del movimiento obrero popular europeo contra la UE, en línea de ruptura.

3. ¿Austeridad o desarrollo?

En una Europa capitalista sumergida en la crisis, lo que tratan de lograr los gobiernos es el “desarrollo”, es decir la salida del capital de la UE de la crisis. En Grecia, los partidos a favor de la UE acusan el uno al otro por la proporción de las medidas de austeridad y desarrollo en su fórmula de política. De este modo tratan de ocultar que la vía del desarrollo capitalista implica la austeridad en condiciones de competencia capitalista fuerte y de contradicciones interimperialistas agudizadas. Las medidas de “consolidación fiscal” que se implementan en países con o sin memorandos en el nombre de crear un superávit en el presupuesto estatal para las necesidades de subvencionar el capital sirven también el desarrollo. Los “cambios estructurales” en Grecia y en toda la UE, también en el nombre del desarrollo, conciernen sobre todo la abolición de la seguridad social y de los derechos laborales para que el obrero sea más barato para el capital.

Las privatizaciones y la liberalización de los mercados que ofrecen nuevos campos de rentabilidad para la plutocracia también tienen como objetivo el desarrollo, aplastando los pequeños comerciantes y los autónomos. Por lo tanto, todo se hace para el desarrollo, que justo por su naturaleza capitalista solamente se sirve por medidas antipopulares ya sea como medidas de austeridad o “cambios estructurales”, o como los rescates de las grandes empresas. En el período anterior, los gobiernos burgueses en la zona euro estaban aflojando o intensificando las medidas hacia una u otra dirección, tratando de regular los antagonismos entre ellos y la profunda crisis.

El KKE señala que la salida a favor del pueblo no está en la gestión de la crisis con herramientas expansivas o restrictivas por parte del personal político en los órganos de la UE. Está en la organización de la lucha a nivel nacional, por una diferente vía de desarrollo que, con el poder popular, la retirada de la UE y la socialización de los medios de producción, va a desarrollar todas las capacidades productivas del país para el beneficio del pueblo.

4. ¿“Derecha” o “izquierda”? ¿“Memorando” o “anti-memorando”?

Se trata de dilemas que van a tomar otras formas, según los acontecimientos, con una nueva forma de dos polos, de la centro-derecha y la centroizquierda. Estos dilemas, sobre todo con la responsabilidad de SYRIZA, pusieron al margen y ocultaron las contradicciones verdaderas en Grecia y en la UE. El dilema artificial “memorando-anti-memorando” se utiliza por los burgueses y los oportunistas para esconder que el denominador común es la “vía de sentido único de la UE”, es decir el alineamiento con la estrategia del capital. Independientemente de las tácticas distintas, estas fuerzas de “izquierda” y de “derecha”, “memorando” o “anti-memorando” están engañando a los obreros y los sectores populares cuando les dicen que puede haber solución a favor del pueblo dentro de la UE. La ND, el PASOK, los Griegos Independientes, SYRIZA, la DIMAR y otras fuerzas no tienen un programa que entra en conflicto o al menos que cuestiona el poder de los monopolios. Los términos que utilizan todos, es decir “desarrollo”, “redistribución de la riqueza”, “auditoria de la deuda”, “solución europea” esconden los intereses clasistas opuestos que existen tanto en Grecia como en la UE. Es decir que mientras se mantiene la propiedad capitalista en los medios de producción, los sectores populares no van a prosperar. El memorando es la punta del iceberg de la estrategia de la UE que prevé medidas antipopulares en todos los países miembros. Grecia, Irlanda, Portugal, Hungría, Rumanía tienen contrato de préstamo, mientras que Alemania, Francia, Italia, España y Dinamarca no tienen, ni tampoco Gran Bretaña que ni siquiera pertenece a la zona euro. Sin embargo, el ataque del capital en todos estos países es común, e incluye recortes en los salarios, relaciones laborales flexibles, aumento de la edad de jubilación, privatizaciones de servicios públicos, comercialización de la salud, la educación, la cultura, los deportes, pauperización absoluta y relativa de los trabajadores. Incluso si nos deshacemos del memorando en Grecia, sin entrar en conflicto con el capital y su poder, se continuará la implementación de las medidas antipopulares aún más intensamente, porque esto es lo que establecieron las directrices estratégicas de la UE, firmadas o apoyadas por los partidos burgueses y el SYN/SYRIZA.

La verdadera pregunta a la que el pueblo debe responder y que será revelada más fuertemente en el período próximo es: ¿Grecia y el pueblo trabajador independientes y desvinculados de los compromisos europeos o Grecia asimilada en la UE imperialista? ¿El pueblo será el dueño de la riqueza que produce o va a ser un esclavo en las fábricas y las empresas de los capitalistas? ¿El pueblo será organizado y protagonista de los acontecimientos o el movimiento fuera de combate esperando al agresor que le resuelva los problemas a través de un representante? La posición del KKE es clara. El hecho de que todas sus predicciones y evaluaciones se han confirmado es una razón más para que el pueblo confíe en el KKE y luche junto a él.

En la próxima batalla electoral el ΚΚΕ necesita que se exprese la más amplia y coherente solidaridad internacional con nuestro partido. Los comunistas en Grecia necesitan sentir a su lado el apoyo, la solidaridad proletaria y el espíritu camaraderil de los partidos comunistas y obreros y de las demás fuerzas antiimperialistas en vista de esta batalla electoral dura que tenemos, dado que el objetivo de la burguesía es la disminución de la influencia electoral del KKE. La razón es que les preocupa su política revolucionaria, sus posiciones claras en relación con las organizaciones imperialistas, la base sólida del KKE en el movimiento obrero y popular, en las fábricas, las empresas, los barrios populares de las grandes ciudades. Es porque no pueden someter el KKE. Las y los comunistas, los amigos del KKE, los miembros y los amigos de la KNE dan esta batalla de modo organizado y con decisión, declarando al pueblo griego y a la clase obrera internacional que después de las elecciones vamos a estar en los centros de trabajo, en las ciudades y en el campo junto con las familias obreras y populares, en la primera línea de la lucha en relación con los problemas del pueblo, fieles al compromiso histórico del partido revolucionario y firmes en la lucha por el derrocamiento de la barbarie capitalista, por el socialismo-comunismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada