sábado, 2 de junio de 2012

Las cárceles griegas comienzan a quedarse sin comida

El Estado griego está colapsado y, tras el aumento de los niveles de pobreza ciudadana o la congelación del presupuesto en sanidad y educación, el hambre ha llamado a las puertas de las cárceles.

Según remarca el diario griego ProthoThema, la caída de la financiación de muchas prisiones ha provocado que cientos de presos se encuentren desnutridos y sobrevivan gracias a la caridad de comunidades locales.

El último ejemplo de esta tragedia es la cárcel de Corinto, que estaba siendo abastecida de comida por un campamento militar cercano. Sin embargo, la falta de alimentos en el propio cuartel ha provocado que éste haya cortado el suministro a la prisión, de manera que, según afirma textualmente ProtoThema, "no ha llegado ni un solo grano de arroz a los almacenes".

De este modo, después de que el ministro de Justicia haya hecho oídos sordos ante las quejas, 84 prisioneros se han quedado en manos de la caridad de los ciudadanos, cuya respuesta, por otro lado, ha sido inmediata.


En Corinto, algunos grupos de vecinos se han organizado rápidamente para ayudar a los prisioneros, y han empezado a recopilar comida bajo el convencimiento de que "se les han negado derechos por justicia, pero conservan su dignidad como seres humanos". La prisión pide arroz, pasta, carne congelada y huevos.

La de Corinto no es la única cárcel con problemas de suministro. Durante los últimos meses, en otras como las de Patras y Alikarnassos, los prisioneros que no se pueden permitir comprar comida en el bar del centro penitenciario se han quedado en varias ocasiones sin comida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada