viernes, 6 de julio de 2012

Detenido activista surcoreano al cruzar la frontera en Phanmunjom



Ro Su Hui es el vicepresidente de la dirección sureña de la Alianza Pannacional por la Reunificación de la Patria (APRP) , organización con presencia en ambas partes del país.

Estuvo de visita en el Norte, donde conoció el país, se reunió con personas de la sociedad civil y habló en favor de una reunificación pacífica y sin imposiciones.

Decidió volver a Corea del Sur a pie, cruzando la frontera, simbolizando con ello la necesidad de poner fin a más de 60 años de división. Nada más hacerlo, fue detenido -como el gobierno surcoreano ya había advertido- por violar la Ley de Seguridad Nacional. 

Le acompañaron hasta Phanmunjom Choe Jin Su, presidente de la Dirección Norteña de la APRP, y los miembros de las direcciones norteñas de la APRP, la Alianza Pannacional de la Juventud y los Estudiantes por la Reunificación de la Patria y el comité norteño para la Ejecución de la Declaración Conjunta del 15 de Junio. Estuvieron congregados en Phanmunjom los trabajadores de diversos estratos, jóvenes y estudiantes de la ciudad de Kaesong para despedir a Ro.



La Ley de Seguridad Nacional -anteriormente conocida como Ley Anticomunista- prohibe contactar con las familias o ciudadanos de la parte norte del país, así como poseer o difundir cualquier material, texto, audio o vídeo procedente del norte, que "favorezca" al norte o que apoye la reunificación. Bajo esta ley, sólo en 2010, más de 80.000 elementos fueron eliminados de internet y 82 personas enjuiciados.


La Ley de Seguridad Nacional ha servido para condenar a muerte a decenas de miles de personas desde su aprobación en los años 40. Actualmente, cientos de personas cumplen condena de cárcel por delitos como "poseer música norcoreana" (5 años de cárcel, siendo música instrumental) o "leer autores prohibidos" (entre los cuáles, curiosamente, se encuentra el lingüista norteamericano Noam Chomsky).

Los hechos son del 5 de julio de 2012. Ro Su Hui actualmente permanece preso en los siniestros calabozos de la CIA en Seúl.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada