lunes, 6 de febrero de 2012

Éstos son los "luchadores de la libertad" en Siria.

/Pravda Estado español

Si bien es cierto que en el campo del antiimperialismo y el internacionalismo proletario, se ha sabido caracterizar desde el primer momento la naturaleza política y los objetivos de los insurgentes armados que desestabilizan al Estado sirio y tratan de derrocarlo para instaurar un gobierno islámico proclive a los intereses occidentales, y sobre todo israelíes en Oriente Próximo. Como ya denunció con prontitud el Comité Central del Partido Comunista de Siria en su resolución acerca de la agresión imperialista sufrida por su país.

Sin embargo, debido a la censura y el bloqueo mediático por parte de los medios de comunicación de masas en manos de la burguesía de la Unión Europea-Organización del Tratado del Atlántico Norte (UE-OTAN), directamente interesada en una intervención militar en los asuntos internos del pueblo sirio, libre y soberano, ésta situación no es la que percibe la amplia mayoría de la población acerca de lo que allí sucede.


Aunque en contra de la tónica general que rodea el cómo se informa acerca de los hechos sucedidos en Siria, podemos encontrar un artículo de 17 de diciembre de 2011, con el testimonio del enviado especial sobre el terreno, el reportero fotográfico Daniel Iriarte de ABC, diario monárquico y derechista nada sospechoso de defender posiciones antiimperialistas.

En él se constata, que el supuesto "Ejército Libre de Siria", no tiene mucho de sirio, al estar integrado por libios cercanos a la ilegítima autoridad de Trípoli en estos momentos, los títeres imperialistas del Consejo Nacional Transición. Ni tampoco tiene mucho de libre, al tratarse de un puñado de mercenarios islámicos procedentes de Al Quaeda, organización paramilitar creada por la Agencia Central Inteligencia (CIA) en suelo paquistaní para atacar al Partido Democrático Popular de Afganistán intentando así evitar que Afganistán con la fraternal ayuda de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas transitara la senda del desarrollo socialista: "El convoy nos lleva hasta una casa de campo donde nos espera otro grupo que va a ser evacuado con nosotros. Y entonces llega la sorpresa: se trata de tres libios que, en sus propias palabras, han venido no a combatir, sino «a evaluar las necesidades de los hermanos revolucionarios sirios». Los libios no intentan ocultar sus identidades. Se trata de hombres cercanos a Abdelhakim Belhadj, actual gobernador militar de Trípoli y antiguo yihadista, relacionado con Al Qaeda en el pasado."

"Uno de ellos resulta ser un viejo conocido de los reporteros que cubrieron la guerra de Libia: Mehdi al-Hatari, el antiguo comandante de la Brigada de Trípoli, que desempeñó un papel fundamental en la toma de la capital y la caída de Gadafi."
Y pese a afirmar reiteradas veces a lo largo del artículo estar en Siria por su propia voluntad este grupo de hombres armados -"Estamos aquí por iniciativa propia y personal, no por orden de nadie"-, más tarde ellos mismos reconocen haber sido entrenados en suelo qatarí, país que admitió haber participado con cientos de soldados en la invasión de Libia: "En febrero, Harati, que vive en Dublín y tiene pasaporte irlandés, se despidió de su mujer y su hijo y, junto con otros libios exiliados en Irlanda, se dirigió a Libia. Allí creó la Brigada de Trípoli, un grupo de luchadores de élite, entrenado por asesores de Qatar, que combatió ferozmente en la batalla final por la capital."

E incluso y para finalizar, se vanaglorian de haber recibido 238.000 € de manos de la CIA para combatir al Coronel Muammar al Gadafi y la Yamajiriya: "ABC ha constatado, además, su reciente paso por lugares como Bahréin, Sudán y Ankara, con propósitos no aclarados. Hace poco, Harati se vio implicado en un extraño episodio, cuando, según su propio relato, una banda de ladrones asaltó su casa, llevándose abundante joyería y 200.000 libras esterlinas (unos 238.000 euros). Harati le dijo a la Policía que una gran cantidad de dinero le había sido entregado por un agente de la CIA para financiar la lucha de su grupo contra Gadafi. El combatiente dejó esas 200.000 libras a su mujer, por si le ocurría algo, y se llevó el resto a Libia."

En efecto, los supuestos "pacíficos" y "democráticos" mercenarios imperialistas, que destruyeron Libia con bombardeos indiscriminados sobre población civil, matanzas de patriotas antiimperialistas y persecuciones raciales de amplias proporciones, los que los medios nos han presentado con piel de cordero, son hoy día integrantes y cuadros dirigentes del "Ejército Sirio Libre"; más bien, del ejército del libre mercado y el genocidio sistemático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada